Los primeros 2 meses de vida del bebé

Los primeros 2 meses de vida del bebé

Desde el comienzo de la vida la mamá es la mejor compañera del bebé. Para él su mundo está conformado únicamente por ella y él.

 En el mundo del bebé, su mamá es percibida como algo absolutamente integrado a él: mamá no es una persona separada de él y así satisface sus necesidades.

Es verdad que, además de la mamá, existen en la vida del bebé el papá, los abuelos, los hermanos…. Pero todos ellos son percibidos por el bebito a través de su mamá. Es ella quién traduce el mundo para su bebé.

El recién nacido siente el pecho de su mamá como parte de sí mismo, cada vez que se alimenta. Claro que esta situación va a ir modificándose a lo largo de todo el primer año de vida.

El afecto que le brindas es fundamental en su desarrollo y le resulta imprescindible para poder construir una buena imagen del mundo. En la relación mamá-bebé ambos reciben de ese vínculo lo que necesitan. Cada uno contribuye con el otro de un modo diferente pero tan necesario uno como otro.

Su conducta

El recién nacido responde al nuevo mundo con reacciones innatas. Estas pueden observarse claramente en el acto de mamar. ¿Qué es lo que pasa? El bebé orienta su cabecita hacia el pecho de mamá, toma el pezón con la boca, succiona y traga. Además, presiona con sus manitos, brazos o piernas el cuerpo de mamá mientras se alimenta.

A partir del segundo mes, sólo mueve su cabecita de esta manera cuando tiene hambre. Reconocerá el pezón una vez que lo tenga en la boca y ahí empezará a succionar.

Si el bebé llora por hambre y no se le ofrece alimento rápidamente, no va a reconocer el pezón sobre su boca y va a continuar llorando. Aún no distingue ni la leche, ni la mamadera ni el pecho como tales.

Al segundo mes

El bebé comienza a diferenciar a una persona que se acerca del resto de las cosas. A los pocos días, percibirá atentamente el rostro humano y seguirá sus movimientos. Casi en todo momento, el bebé tendrá delante la cara de su mamá: al alzarlo, cambiarlo, darle de mamar… y no le quitará los ojos de encima….

Primera sonrisa

Un día te sorprenderá ver cómo tu bebé responde al rostro humano con una sonrisa. Por ahora, ninguna otra cosa provocará su sonrisa. La zona de la cara a la que el bebé sonríe es la frente, la nariz y los ojos en movimiento.

Cuando el bebé se acerca a los 6 meses ya podrá diferenciar un rostro de otro. ¡Ya no le sonreirá a cualquiera!… Mamá, papá y los hermanos seguramente serán los privilegiados.

 El sonido de tu voz

 El bebé recién nacido no solamente necesita de las caricias de mamá, también necesita oír su voz. Es la voz de mamá que le habla la que va a permitir el desarrollo del lenguaje al finalizar el primer año de vida.

 En un principio, el bebé emitirá solo sonidos que le permitirán descargar tensiones. Después, lo va ir haciendo como un juego, en el que se escucha a sí mismo e imita sus propios sonidos. Recién al tercer mes, reconocerá los sonidos que él mismo emita y como ajenos a los del exterior. Cuando sea más “grande” imitará los sonidos de mamá quién seguirá siendo “su mejor amiga”.

Durante estos primeros meses mantendrás una relación mágica y única con tu bebé. Disfrútala. 

Copyright Siendo Madre

Notas relacionadas:

 

El bebé disfruta de tu canto

Logros de tu bebé hasta los 18 meses

- Siendomadre

Deja un comentario