El bebé entiende mucho aunque hable poco

El bebé entiende mucho aunque hable poco

Alrededor del año el niño empieza a caminar y su lenguaje parece estancarse. Solo dice cuatro o cinco palabras, sin embargo no hay de que preocuparse. Aunque no hable, el bebé entiende mucho. En los primeros años de vida, cada mes que pasa significa un avance en las habilidades de nuestro hijo.

¡Esto es nuevo, no lo hacía hasta ayer!, decimos con sorpresa y emoción. El lenguaje es una de las áreas en donde aparecen cambios significativos. A veces el niño avanza a pasos agigantados y hay períodos en los que parece estancado. Esto último ocurre alrededor del año, cuando empieza a caminar. El caminar le brinda grandes posibilidades. Por una parte, saborear la independencia; por otra, a través de caídas, golpes y tropiezos, empieza a registrar su cuerpo. Caminar y tocar lo que esté al alcance de su mano es su nueva manera de conocer el mundo. Con la aparición de la marcha puede parecer que no aprende nada nuevo. Pero no es así. Es normal que cuando un chico progresa en algunos terrenos, pueden producirse pausas en otros. Mientras transcurre la etapa de desarrollo de la marcha, el lenguaje parece detenido. Tres o cuatro palabras Lo cierto es que, aunque diga tres o cuatro palabras, tu bebé entiende, y mucho. Registra absolutamente todo. No es que no sea inteligente, sino que por el momento toda su energía está puesta en aprender a caminar y descubrir su cuerpo. Es todo lo que le importa, ya habrá tiempo para nuevas palabras… No, si, nene, mamá, caca. Son clásicos ejemplos del nutrido lenguaje de los chicos entre los 12 y 18 meses. Muchos padres se desilusionan al escuchar siempre las mismas palabras de boca de sus hijos. Siempre contestan lo mismo y hasta nos ponen en duda ¿entenderá algo? Malena tiene 15 meses y solo dice mamá y nena, pero cuando su mamá le pide que le traiga una manzana, ella va a la cocina y se la trae. En este período los chicos comprenden mucho, pero tienen pocas palabras para expresarse. Aunque suvocabulario sea pobre, los chicos prestan mucha atención a los adultos y comprenden lo que se les dice. Por eso es importante hablarles y dirigirse a ellos correctamente. Por lo general están ávidos de escuchar a los mayores, necesitan de esa motivación hasta poder reproducir por su cuenta lo que vienen registrando. De esta manera si los padres les hablan de manera aniñada, solo provocarán confusión. Todo en una palabra: A medida que pasan los meses el lenguaje se va haciendo más complejo. A partir del primer año surgen las que se conocen como palabras frase. El chico utiliza una sola palabra para expresar toda una idea. Solo después de los 18 meses empezará a usar el verbo y aparecerán frases del tipo bebe comer, papa salido, etc. Por ahora, con palabras únicas expresa deseos, emociones y necesidades. Durante este período la comprensión es mayor que la expresión. Es normal que el niño hable poco, pero su comprensión respecto de lo que sucede es amplia. También es importante que el medio no deforme las palabras. Aprender a hablar es, para los chicos, imitar a los adultos. Coppyright Mam’s & Baby

- Siendomadre

Deja un comentario