La risa del bebé

La risa del bebé

La risa del bebé es algo mas que natural, ya que tienen una predisposición innata hacia el buen humor. Esto favorece su desarrollo físico y psíquico. Para lograr que nuestro bebé tenga una postura positiva hay que estimular esta tendencia.

“No hay nada más conmovedor que un bebote con cachetes redondos como manzanas, la naricita pegada a su cara, ojitos achinados, pelinchos parados y una sonrisa tipo carcajada que dan ganas de comerlo TODO de un bocado”.

Está científicamente comprobado que la risa está relacionada con la buena salud. Al reírnos segregamos saliva con mayor cantidad de inmunoglobulina -sustancia que incrementa las defensas del organismo- protegiéndonos de las enfermedades.

Las personas con buen sentido del humor tienen, entre otras cosas, una mayor predisposición para enfrentar y resolver los problemas de la vida y una actitud positiva y optimista con aquellos que los rodean. Por eso, es tan importante estimular la risa de nuestros hijos desde muy pequeñitos.

El buen humor, al igual que otros procesos evolutivos se desarrolla en etapas

9 a 18 meses: Se ríe de sí mismo

Alrededor del año, el bebé ríe hasta de sí mismo. Incluso, intenta hacer reír a su mamá cuando por ejemplo ella trata de vestirlo y él esconde su brazo en la espalda. El bebé “sabe” cómo transcurren los acontecimientos y puede, a través del juego, anticiparse a ellos. Estos juegos le divierten a la vez que le ayudan a vencer sus miedos.

2 a 3 años: Otra vez, otra vez

A esta edad, el niño pide ver la misma película, libro o escuchar la misma canción infinitas veces. Conocer el desenlace de los personajes le da seguridad y confianza en sí mismo. El niño está familiarizado con una rutina y no le gustan las improvisaciones. Al despertarse, por ejemplo, sabe que mamá lo saludará, le dará el desayuno, lo cambiará y lo llevará a jugar. Y así transcurre el resto del día.

3 a 4 años: Sopa de letras

El enano ya puede manejarse con un lenguaje básico. Su pronunciación es comiquísima, pero igualmente habla divertidísimo hasta por los codos causándoles gracia a todos. Incorpora palabras nuevas diariamente y goza poniéndolas en práctica, sorprendiendo permanentemente con expresiones nuevas.

Es notable cómo los bebés maman las actitudes de su entorno. Si el gordo está rodeado de caras pálidas y preocupadas adoptará esa postura. Por el contrario, una familia que goza de los momentos alegres y los manifiesta en sus risas, transmitirá una actitud feliz a su hijo

Algunos beneficios de la risa

  • La risa envía mensajes positivos al cerebro fomentando la autoestima del bebé.
  • Las carcajadas ponen en movimiento todos sus músculos, estimulando la tonicidad de los mismos.
  • Aumenta el riego sanguíneo y reduce la presión arterial.
  • Hace que los niños se cansen menos, no sufran de problemas de sueño y coman mejor.
  • Como al reirse se oxigena el cerebro y el resto del cuerpo, se está más receptivo y activo hacia el medio ambiente.
  • La risa es un medio de comunicación. El bebé aún no puede expresarse con palabras y a través de su risa nos dice que está feliz.

Copyright Mam’s Baby’s

- Siendomadre

Deja un comentario