Aprendiendo a caminar y a hablar

Aprendiendo a caminar y a hablar

Ya no es esa “personita demandante” que “agotaba” a sus padres poco tiempo atrás… Los dos años es una edad que no tiene desperdicio.

Para muchos padres, la edad de los 2 años es la mejor edad del bebé. Atrás ha quedado la impulsividad, el balbuceo, el llevarse todo por delante.

Un mundo a sus pies

En general, el bebé se siente confortable consigo mismo. Cuando se refiere a sí mismo utiliza su nombre. Puede manifestar sus deseos a la vez que pretende realizarlos, y todo lo que quiere cree que le pertenece. “Esto es mío, mío…

En la casa, puede resultar un excelente colaborador. Se moviliza con ánimo por todos lados. Sabe dónde se encuentran las cosas y puede guardar latas de comida, juguetes y demás objetos sin ayuda. Le gusta observar todas las actividades que se desarrollan en su hogar: el funcionamiento de la aspiradora, hacer las camas, lavar los platos, etc. Incluso, comienza a participar de estas actividades. Disfruta imitando a los mayores, y le encanta realizar las mismas tareas que su mamá.

El mundo que lo rodea: una tentación

Al bebé le encanta salir a pasear y puede recordar casi todo lo que ve. De todas maneras, siempre amará volver a su casa. Aquello que lo atrae, que en realidad es casi todo, lo busca y lo toca. Su forma de explorar las cosas no es sólo a través del tacto, también utiliza el gusto y el olfato.

Tiene de todo por aprender, y de hecho aprende a pasos agigantados. Teniendo en cuenta este afán de exploración, es sumamente importante mantener los objetos peligrosos fuera de su alcance para evitar accidentes.

Este es el momento de comenzar con el aprendizaje de ir al baño por sí mismo: tarea que podrá aprender en poco tiempo y en un principio sin eventuales contratiempos.

La tan preciada rutina

La rutina le gusta, y mucho. Acepta gustoso saber que día tras día realizará básicamente las mismas actividades. Es importante también la secuencia en que transcurren los eventos. Por ejemplo, a la noche antes de acostarlo, espera que le lean ese cuento.

Incluso, en las comidas, disfruta que le sirvan los mismos alimentos. Come sólo lo que le gusta y algunos alimentos con cierta dificultad. Sólo una buena comida diaria le basta para el día ya que el resto del tiempo está ocupado y dedicado a la exploración e investigación.

Durante el transcurso de los 2 años el bebé se siente pleno al haber afianzado importantes logros como caminar y hablar. Su principal motivación es explorar y aprender TODO. A la vez, es cariñoso con sus padres y otras personas, y principalmente se muestra una personita feliz.

Copyright Mam’s & Baby’s

- Siendomadre

Deja un comentario