¿Cómo luce el recién nacido?

¿Cómo luce el recién nacido?

El bebé al nacer, no siempre se asemeja al recién nacido cachetón y rosado que imaginamos en nuestras fantasías ¿Cómo luce tu recién nacido?

Cabeza:
Puede parecerte desproporcionada – mide cerca de un cuarto del largo de su cuerpo- y hasta puede haber tomado alguna forma extraña debido a las presiones del canal de parto, aunque algunos bebés nacidos por cesárea tampoco tienen la cabecita bien moldeada.

Fontanelas:
Los dos puntos blandos, fontanelas, están cubiertos por una membrana resistente, ahí donde los huesos del cráneo aún no se han soldado. La fontanela anterior, ubicada encima de la frente, se cierra entre los 18 y 24 meses. La posterior, ubicada cerca de la parte posterior de la cabeza, se cierra a los 6/8 meses.

La medición del perímetro cefálico es uno de los parámetros más importantes durante los primeros meses de vida del bebé, ya que es un signo indirecto del desarrollo del cerebro.

Pelo:
El pelo con el que el bebé nace se llama lanugo y caerá completamente para ser reemplazado por el pelo definitivo. El lanugo no cae en forma pareja, comienza por las zonas de mayor roce. El pelo de las zonas de menor roce caerá más tarde, cuando el definitivo ya está creciendo dándole una apariencia desprolija. Por este motivo, se recomienda cortar el pelo del bebé a la semana de vida, así crecerá en forma más pareja y armónica.

El cuerpo puede presentar vestigios de lanugo en los hombros, espalda y mejillas que desaparecerá en unas pocas semanas.

Ojos:
Son muy grandes, miden dos tercios del de los adultos. Suelen estar rojos e hinchados, a raíz de las presiones del parto y por las gotas y ungüentos que puedan haberle colocado para prevenir conjuntivitis bacterianas.  Habitualmente, los ojos son color azul. El color permanente no se desarrollará hasta los 6 meses.

Lágrimas:
Pueden aparecer en forma inmediata al nacimiento o a partir de las 6 semanas aproximadamente. Por esto se dice que el recién nacido llora sin lágrimas.

Nariz:
Formada por cartílagos, es achatada y ancha. Las mejillas suelen ser gorditas.

Las orejas son grandes. La boca es enorme, el cuello es corto y da la impresión de que la cabeza se pega directamente a los hombros.

Piel:
Es normal que el cuerpo del recién nacido esté cubierto por una sustancia blanca de consistencia cerosa que facilitó su paso a través del canal del parto. Se quita con el primer baño. Bajo este manto protector, la piel aparece delgada y frágil, de color rosado oscuro. Después de algunos días, comenzará a secarse y a descamarse.

En el 80 % de los casos la piel tiene un tinte amarillento. Esto se debe a que tiene ictericia fisiológica y desaparecerá alrededor del décimo día.

A menudo, puede verse en la raíz de la nariz una manchita rojiza que desaparecerá en unos meses.

Cuerpo:
El abdomen del recién nacido es grande, sus caderas angostas y su cuerpo se acurruca hacia adentro. Donde estaba el cordón umbilical existe un muñón que se secará y caerá por sí solo entre los 10 y 14 días del nacimiento.

Los pechos y los genitales suelen estar hinchados, debido a la presencia de hormonas de la madre. Las bebitas hasta pueden tener una pequeña pérdida de sangre a través de su vagina. Esta hinchazón desaparece entre el tercer y quinto día.

Brazos:
Los bracitos del recién nacido están doblados y sus puños cerrados.

Generalmente, sus manos están frías y pueden presentar un color azulado a raíz de su inmaduro sistema circulatorio. Las muñecas pueden ser gorditas y llenas de arrugas. Las uñas largas y afiladas.

Piernas:
Las rodillas están dobladas y sus piernitas encorvadas. Al igual que sus manos, sus pies pueden aparecer con manchas azuladas.

Copyright Siendo Madre

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

- Siendomadre

Deja un comentario