Manchas de nacimiento en el recién nacido

Manchas de nacimiento en el recién nacido

¿Cómo identificar las manchas y reacciones de la piel de tu bebé recién nacido? ¿Cuáles son las manchas más frecuentes? ¿Hay que cuidarlas?

La piel del recién nacido

La piel de tu bebé durante la gestación, estaba cubierta por el vérnix y rodeada de líquido amniótico. Cuando nace, su piel queda totalmente expuesta al aire, al roce con la ropa y al contacto con tus caricias.

Es posible notes un poco de sequedad o descamaciones en la parte superficial, producto de la pérdida de líquido. Puede ser que veas aparecer pequeños puntitos blancos o amarillentos en su cara, similares al acné, son granitos de grasa producto de su alimentación y cambios hormonales.

También puede que veas unas manchas como “cascaritas” en su cuero cabelludo de superficie variable llamadas Costra Láctea. Estas manifestaciones forman parte de una adaptación de su piel a un nuevo medio ambiente.

Manchas en el cuerpo
En sus primeros días de vida, puedes encontrar manchas en el cuerpo de tu bebé
. Al momento de nacer el neonatólogo lo examina, y en el caso de detectar alguna mancha, te comentará de qué podría tratarse.  A continuación encontrarás la explicación de las más frecuentes:

 Manchas mongólicas
A pesar de su denominación no existe relación alguna con esta afección y el Síndrome de Down. Son manchas de color verdoso, azul, gris o pardo que pueden aparecer generalmente en la zona de la espalda justo arriba de la cola, pero también es posible que las veas en otras partes de su cuerpo.

Usualmente no tienen mucha definición en sus bordes ni tamaño determinado. Suelen desaparecer a lo largo de los primeros años de vida de tu hijo y están relacionadas con una acumulación de células que participan en la pigmentación.

Cuidado: no es necesario que hagas nada en particular, desaparecerán solas a medida que tu bebé crezca.

Manchas color salmón
Tienen varios nombres diferentes y son generalmente manchas rosadas sin relieve que pueden aparecer en los párpados, en la parte posterior de la cabeza, entre sus cejas o alrededor de su boca.

Cuidados: desaparecen solas a lo largo de los primeros dos años y no requieren tratamiento.

Eritema tóxico
Aparece en forma de erupción, algunas veces acompañado por un centro amarillento y rodeado de una zona enrojecida, entre los primeros días y los cuatro meses de vida. El médico puede diagnosticarlo a simple vista y no reviste gravedad.

Cuidados: aparece y desaparece en cualquier parte de su cuerpo y no requieren tratamiento.  

 El calor y algunos tejidos también pueden generar reacciones en la piel de tu bebé:

Algunas veces, frente a una situación de contacto o calor en exceso aparecen zonas con una gran cantidad de granitos enrojecidos y de pequeño tamaño. No revisten un motivo de preocupación. También puedes conocerlo bajo el nombre de Miliaria y ocasionalmente pueden generar picazón a tu bebé.

Cuidados: modificar las condiciones de temperatura que puedan haber generado la erupción podría ser la solución en este caso.

Dermatitis de pañal
Esta afección es frecuente en la zona genital por el contacto con el pañal húmedo. Las deposiciones y la orina de tu bebé en contacto prolongado con su delicada piel pueden generar un enrojecimiento que suele ser muy molesto para él.

Cuidados: elige pañales absorbentes y cámbialos cada vez que sea necesario para evitar la exposición. También puedas usar alguna crema para aliviar el enrojecimiento y ayudar a que sane más rápidamente.

Comprender de qué se tratan algunas de estas afecciones que puedes encontrar con más frecuencia puede brindarte tranquilidad. A pesar de que algunas estaciones del año favorecen la aparición de erupciones, si tienes dudas es prudente que consultes con un médico especialista.

 

Extracto del libro “Postparto” de Silvia Sola, puericultora

www.silviasola.com.ar

 

 Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

 

 

- Siendomadre

Deja un comentario