Los primeros reflejos de tu recién nacido

Los primeros reflejos de tu recién nacido

El recién nacido responde mecánicamente a determinados estímulos. Estos primeros reflejos primitivos permiten al médico estudiar la vitalidad neurológica de tu bebé ¿Cuáles son?

 El médico le realiza al bebé recién nacido distintas pruebas: lo levanta, le pone el dedo en su manito, le toca su piecito… También controla su frecuencia respiratoria: la cardíaca, el color de su piel, y su actitud.

Los primeros reflejos son:

 Reflejos de supervivencia

  1. Se observa cuando se acuesta al bebé boca arriba. El médico lo sostiene por la parte trasera de su cabeza y, al soltarlo, provoca una especie de sobresalto: el tronco y los brazos se extienden y se contraen. Se registra hasta los tres meses de edad.
  2. Basta acariciar la mejilla del bebé para que gire su cabeza y comience a chupar. Lo mismo hace cuando se enfrenta al pecho materno y traga automáticamente la leche que ha mamado. A este se lo llama: reflejo de succión. Lo pone en práctica dentro del vientre -chupándose el dedo y absorbiendo líquido amniótico-.
  3. El recién nacido también se procura su primera bocanada de aire en forma automática. Por esto, actualmente, muchos médicos abandonaron la idea de pegarles el famoso “chaz-chaz” para activar sus pulmones.

 

 Reflejos intrauterinos

  1. Comúnmente llamado de caminata o escalamiento, el reflejo de la marcha equina es quizás el que más sorprende para las familias primerizas. El bebé, en posición vertical y ligeramente inclinado hacia adelante, con los pies apoyados sobre una superficie plana, hace movimientos de progresión que bien pueden ser confundidos por pasitos. Muchos piensan que se trata de simples inicios de un ejercicio que le será muy útil en el futuro. Pero el Dr. Prechtl, neurólogo de la Universidad de Groiningen en Holanda, sostiene otra teoría. Él dice que dentro de la panza, cada vez que el bebé nota una resistencia en la planta de los pies -que en este caso serían las paredes uterinas- se impulsa con fuerza hacia atrás para evitar pegado en alguna parte del útero y que esto inhiba sus posibilidades de movimiento.
  2. El reflejo de situación se reduce a la flexión y extensión de una pierna cuando, al mantenerlo parado, el dorso de su pequeño pie roza algo. Este, al igual que el de marcha equina, persiste durante unas seis semanas.

 

Reflejos ancestrales

  1. Al poner un dedo en sus manos, el bebé instintivamente lo agarra debido al reflejo de prensión palmar. Lo mismo hará al tocar la planta de su pie, tratará de cerrarla, pero en este caso se deberá al reflejo de prensión plantar. Estos son vestigios de épocas más primitivas de nuestra raza, cuando los seres humanos teníamos el cuerpo recubierto de vello y el bebé tenía que agarrarse muy fuerte del pelaje. El primero tiene una duración de seis meses, mientras que el segundo se extiende hasta el décimo mes de vida.

 

¿Prueba superada?
Hay bebés que no registran estos reflejos y esto puede deberse a innumerables causas
. En general, se desprenden de problemas de la madre, fetales o placentarios. Esa falta momentánea de reflejos -salvo en casos más severos, -como la asfixia o daños cerebrales -, no representan peligro. Hay bebés que nacen deprimidos por una droga suministrada a la madre antes del parto que hace que no respondan inmediatamente. También hay que tener en cuenta que su reacción puede verse afectada si recién lo alimentaron o si está con sueño.

Desaparición de los reflejos
A medida que el bebé crece, sus reflejos neonatales desaparecen y dan lugar a las funciones motoras voluntarias. Es decir, deja de reaccionar por instinto y comienza a responder de determinada forma ante ciertos estímulos por propia decisión.

¿Tú también te sorprendiste cuando pensaste que tu bebé recién nacido intentaba dar sus primeros pasitos con sus pies?

 

Copyright Siendo Madre

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

 

 

- Siendomadre

Deja un comentario