Los beneficios de estimular a tu bebé recién nacido

Los beneficios de estimular a tu bebé recién nacido

Tu bebé tiene un mundo nuevo por conocer y para explorarlo utiliza sus cinco sentidos ¡Descubre cómo puedes acompañarlo y estimular su aprendizaje!

Su piel, el tacto, tu contacto
Al nacer, la piel de tu bebé es sumamente delicada, pero también ampliamente receptiva y necesita del contacto, ya que en tu vientre ha tenido contacto permanente.

  • Para ayudarlo a relajarse, hazle caricias y masajes suaves en todo su cuerpo, cabeza y carita. Poco a poco irás descifrando sus gustos y juntos descubrirán nuevas sensaciones.

El oído, tu voz, la armonía de los sonidos
Tu bebé tiene desarrollado su oído y ya tenía la capacidad de interpretar sonidos desde el segundo trimestre de  gestación. A través del líquido amniótico percibió tu voz y los sonidos internos de tu cuerpo.

Tu voz le resulta familiar y acogedora. También puede mostrarse sumamente atraído por otras voces, sobre todo las masculinas que son más graves. También los sonidos de la naturaleza, los cotidianos de la casa o los que generan algunos objetos pueden estimular su interés.

  • Estimula su atención hablándole cerca de su cara, en tono suave y pausado mientras lo miras a los ojos. Tal vez no comprenda el contenido de tu mensaje, pero sí puede interpretar la intención de lo que le dices.
  • Con tu canto puedes ayudarlo a calmarse y hasta incluso dormirse. Tu voz lo tranquiliza y le da confianza.
  • Llamarlo por su nombre también hace que poco a poco pueda ir reconociéndolo.

Su vista, tu mirada
A una distancia de veinte centímetros aproximadamente tu bebé puede distinguir tu cara y preferentemente sentirse atraído por tu mirada. La visión es un sentido que tiene desarrollado desde antes de nacer, pero recién lo pone en práctica al nacer.

En los primeros días puede ser que veas sus ojos estrabiarse, es normal y tiene que ver con la falta de experiencia en hacer foco.

  • Puedes ayudarlo a estimular el desarrollo de su capacidad de hacer foco a diferentes distancias ubicándote cerca de su cara y moviéndote lentamente hacia los lados. Atrae su atención visual generando movimientos suaves, intentando que siga con la mirada. Esto beneficia el desarrollo de la coordinación y le posibilita la visión a distancias cada vez más amplias.
  • Su mirada busca la tuya y tu mirada lo hace feliz.

El olfato como guía
Tu bebé necesita alimentarse para sobrevivir, el olfato es un sentido puesto al servicio de su supervivencia
. Tiene un olfato sumamente agudo que hace que pueda percibir los olores. Cada vez que tenga hambre desplegará su “Reflejo de Búsqueda” buscando encontrar ese olor que lo acerca a tu pecho. Reconoce tu olor y distingue el olor de tu leche.

 Conservar tu olor procurando no utilizar perfumes beneficia su capacidad de percibirte más fácilmente.

  • Puedes ubicar prendas que tengan tu olor cerca de tu bebé y observar cómo gira su cabeza buscando de dónde provienen.
  • También incluir en sus espacios de descanso este tipo de estímulos colabora a que se sienta más cerca tuyo y que el descanso sea más profundo.

El gusto de la vida…
Este sentido será básicamente estimulado por el sabor de la leche varias veces al día.
Lo primero que un bebé conoce es el sabor dulce de la leche. Luego de varios meses estará listo para incorporar diferentes texturas y sabores a través de la alimentación complementaria.

  • En esta etapa puede ser beneficioso estimular su boca con unas gotas de leche antes de amamantarlo, para predisponerlo. La posibilidad del estímulo previo a la toma hace que su sistema digestivo se prepare para recibir el alimento y que su digestión sea más fácil.

Estimulando a tu bebé puedes acompañarlo en su desarrollo y promover el vínculo entre ambos gracias al tiempo en el que interactúan activamente.

 

Extracto del libro “Postparto” de Silvia Sola, puericultora

www.silviasola.com.ar

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

 

 

- Siendomadre

Deja un comentario