El bebé se comunica con nosotros

El bebé se comunica con nosotros

Si es cierto, el bebé no habla. Al menos no en nuestro idioma. Pero, el bebé sí se comunica con nosotros. Primero con un llanto que a veces nos recuerda el maullido de un gatito; luego con gestos y hasta con sonidos o llamados desesperados.

Lo cierto es que, desde el momento posterior al nacimiento, el niño tiene una gran capacidad de comunicación. Puede percibir la emoción de sus padres y responder a todas las atenciones de las que es objeto. Este bebé comienza a ver ya desde los primeros días, y su sentido del oído ya viene desarrollado desde la vida intrauterina.

Es importante tener en cuenta que:

  1. Cada recién nacido es único y, por lo tanto diferente.
  2. Un recién nacido puede ser muy selectivo en cuanto al a calidad y cantidad de estímulos que recibe.
  3. Los bebes tienen capacidad de respuesta social.

Los niños presentan distintos estadios de conciencia

  • Sueño profundo: ojos cerrados, respiración regular; sin ninguna actividad; excepto pequeñas sacudidas
  • Sueño ligero: Ojos cerrados, a través de los parpados se pueden observar movimientos oculares; poca actividad con movimientos incoordinados y sacudidas.
  • Somnolencia: semidormido, con ojos entreabiertos o cerrados. El nivel de actividad es variable.
  • Alerta: mirada brillante, atención hacia la fuente de estimulación. Los movimientos son mínimos.
  • Activo: Considerable actividad. Ambos miembros superiores pueden, repentinamente, agarrar algo; y los inferiores hacen movimientos de empuje.
  • Llanto: Muy poco tiempo le toma a la madre reconocer si el llanto de su bebe reclama comida, atención, simplemente, un cambio de postura.

Es importante respetar los diferentes estadios del sueño, sin interrumpirlos

Un recién nacido duerme en periodos salteados, por supuesto, un promedio de 16 a 20 horas diarias. Los estados de alerta durante los cuales estará en óptimas condiciones para comunicarse y responder a todas las monerías que le hagan, duran muy poco tiempo, apenas 4 a 6 minutos.

Es en esos instantes cuando la madre puede aprovechar a instalarlo sobre su falta y, con el rostro a 20 o 25 centímetros de distancia, mirarlo fijamente a los ojos y conversar con él en voz muy baja. Probablemente se quede extasiado repitiendo los gestos de su mamá.

Vista:

El bebé recién nacido está preparado para ver inmediatamente después del nacimiento y es capaz de alinear su mirada con la de la persona que tiene enfrente. Prefiere las caras humanas a cualquier otro objeto. Y lo notable es que hasta puede imitar las caras que le hacen, modulando la boca como si conversara. Incluso sigue el ritmo de la conversación con pequeños movimientos.

También oye

Prefiere las voces humanas en especial las de tono agudo. Es más, reconoce perfectamente la voz de su madre que, ya desde hace meses puede oír desde el vientre.
Tacto:

El sentido del tacto es de enorme importancia en la comunicación, y está muy desarrollado en un recién nacido. Los padres deben acariciar al bebe sin restricciones. No se dejan llevar por ideas caprichosas que sostienen, desde eras precolombinas, que el exceso de cariño debilita el espíritu. Mimen a su bebé. Álcenlo cuando llora. Experimenten el contacto de su piel y disfrútenlo.

Bien, parece más que claro que un bebe tienen todos sus sentidos bien desarrollados, hasta donde puede reconocer a su mama por el olfato y su leche por el gusto.

Y, aunque todavía no se esfuerce por entablar conversaciones en ninguno de los idiomas que conocemos, sabe bien como exigir lo que desea y desechar lo que no le place.

Copyright Siendo Madre

Notas relacionadas:

  • Ejercicios para estimular al bebé en sus primeras semanas de vida
  • 9 Lesiones que puede presentar el recién nacido

 

- Siendomadre

Deja un comentario