Ictericia del recién nacido

Ictericia del recién nacido

Cuando alrededor de las 48 horas de vida la piel de tu bebé se torna amarillenta es porque tiene ictericia ¿Qué es? ¿Cómo se trata?

 En el útero, los glóbulos rojos con hemoglobina fetal del bebé sirven para capturar el  oxígeno de la sangre materna. Cuando nace y empieza a respirar, cambia sus glóbulos rojos. Estos se destruyen paulatinamente y liberan hemoglobina que se transforma en bilirrubina y se elimina en la orina y en la materia fecal. Mientras tanto, el recién nacido elabora nuevos glóbulos rojos. Este mecanismo es totalmente natural y ocasiona la “ictericia fisiológica”: la bilirrubina no desaparece instantáneamente, y, mientras, causa ese color amarillento particular en su piel.

Ictericia patológica
Cuando la destrucción de los glóbulos rojos fetales es demasiado rápida o lenta la ictericia es patológica. En el primer caso las causas pueden ser enfermedad hemolítica, incompatibilidad materno fetal e incompatibilidad del RH. En el segundo caso, se produce un retraso en la eliminación del pigmento. Este es un problema común en el bebé prematuro: la cadena metabólica no está suficientemente madura y la bilirrubina tarde en eliminarse.

¿Qué pasa si se acumula bilirrubina en la sangre del bebé?
Esta sustancia es tóxica, especialmente para las células nerviosas. En los recién nacidos, particularmente en los prematuros, puede pasar la barrera hemato encefálica –separa la sangre de las células nerviosas – y provocar lesiones en su sistema nervioso. Por esto es necesario eliminarla. La ictericia fisiológica nunca llega a estos extremos.

¿Cuándo preocuparse?
Entre las cuarenta y ocho a las noventa y seis horas de vida, cuando el bebé tiene que eliminar su propia bilirrubina y sus sistemas no están suficientemente maduros, puede aparecer la coloración amarilla. La hiper bilirrubinemia debe tratarse si aumenta el nivel considerablemente en la sangre.

Existen métodos diagnósticos eficaces para detectar la enfermedad: la prueba de Coombs permite conocer si existe compatibilidad sanguínea entre el recién nacido y su madre. También, los controles durante el embarazo pueden prevenir esta afección. Ciertas enfermedades infecciosas – toxoplasmosis, rubéola, hepatitis – pueden provocar ictericia.

El tratamiento
Este consiste en eliminar la bilirrubina. Lfototerapia es el tratamiento más utilizado: la luz activa sistemas que descomponen y eliminan la bilirrubina  por la orina y la materia fecal.

Cuando la ictericia es leve, puede exponerse al bebé a la luz solar. En otros casos, cuando el bebé debe permanecer en la maternidad, se colocan módulos individuales en su habitación.

Es conveniente que la luminoterapia se realice en forma continua, durante unas cuarenta y ocho horas, excepto en los momentos en que se alimenta al bebé.

Cambio de sangre
En ictericias graves se hace el  lavado de sangre. Este sistema que se realiza en un medio aséptico, consiste en cambiar dos/tres veces la sangre circulante, para disminuir en cada operación el nivel de bilirrubina. Para optimizar los resultados, muchas veces se combina este método con la luminoterapia.

Durante la primera mitad de este siglo la ictericia constituía una gran preocupación para la medicina. Actualmente el uso de la exanguino transfusión, lavado de sangre, y la luminoterapia han disminuido notablemente el riesgo.

De mil partos, se tratan cien /ciento veinte bebés con luminoterapia y se practican sólo tres exanguino transfusiones. Actualmente, esta patología se maneja eficazmente.

Si tu bebé tiene ictericia, ¡no te alarmes! Estará bien en pocos días. Ya sabes de qué se trata esta afección.

 

Copyright Siendo Madre

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

 

 

- Siendomadre

Deja un comentario