Coordinación de ojos y manos del bebé

Coordinación de ojos y manos del bebé

Hasta los tres meses los ojos y las manos siguen vías separadas. Cuando comienza a mejorar la coordinación, una vida nueva empieza para el bebé.

Alrededor de los tres meses el bebé es, literalmente, un “mirón”. Observa, sigue con los ojos el movimiento de aquello que le interesa, pero no intenta alcanzar con sus manos lo que localiza con su mirada. Por otra parte, hay otros objetos – generalmente pequeños- a los que en este período ya toma con la mano, pero no sigue con su mirada. Es decir, sus ojos y sus manos siguen caminos distintos.

Qué linda manito

Durante muchos años los investigadores de la evolución infantil supusieron que al no poder captar simultáneamente con la vista y el tacto, y al no poder unir ambas captaciones, los bebés carecían del conocimiento de las tres dimensiones. Pero a fines de los años 70 investigaciones más avanzadas permitieron llegar a la conclusión de que hay un conocimiento innato de ese fenómeno y que, por lo tanto, los bebés no se sienten especialmente sorprendidos por las cualidades – tamaño, solidez, etc. – de los objetos que tocan, aún cuando lo hagan por primera vez.

Más allá de todas las investigaciones, hay algo cierto. Hacia los cuatro meses los bebés observan a su propia mano cuando juegan con ella. Y esto les va dando una cierta noción acerca del alcance y de la fuerza de ésta y del brazo. Tomarse una mano con la otra, llevarlas a la boca y seguir todo este movimiento con la mirada, es un modo que los bebés tienen de ir acostumbrándose con las texturas y las distancias. En la medida en que avanzan en este conocimiento, pueden retraer su cabeza mientras mamá avanza la suya para besarlo, y a continuación ponerse a mirar fijamente un juguete cercano. No significa que adopten una actitud antisocial o de poco cariño. En verdad están experimentando con las cercanías y las distancias a través del tacto y de los ojos.

Una ayuda relativa

Esta evolución los lleva a qué, al acercarse al sexto mes, puedan estirar la mano hacia un objeto y alcanzarlo sin error. Su información visual es precisa, no necesita de correcciones, y se coordina exactamente con sus movimientos.

¿De qué manera se puede ayudar al bebé en este proceso de armonización entre sus sentidos? Una forma es ofrecerle objetos y mantenerlos ante él, con paciencia. Probablemente primero lo mirará, luego irá tentando más de una vez con su mano en el espacio hasta alcanzarlo. Parece que se trata de un gran esfuerzo y esto hace que muchas mamás o papás intenten “ayudarlo” alcanzándole el objeto, colocándoselo en la mano y haciéndole cerrar la manito sobre él. Es una relativa colaboración. La verdadera ayuda consiste en no intervenir: él está haciendo una experiencia nueva, está aprendiendo cosas acerca de las distancias, los objetos y su propio alcance. A lo sumo es aconsejable tener paciencia hasta el momento en que establece contacto con el objeto por su propio medio; entonces sí, se puede acercar el objeto hasta completar y hacer estrecho el contacto. De lo contrario puede ocurrir que tienda a cerrar la manito antes de tiempo.

La perfecta combinación

Cuando su vista y su mano hayan encontrado la combinación adecuada, resultará sorprendente el alcance que el bebé demostrará. Entonces sí, habrá llegado el momento de estar atentos: puede tomar la taza con café de papá y tirarla, o tocar la plancha caliente, o agarrar cualquier cosa que alcance y llevarla a la boca. Esto significa cigarrillos, cuchillos, botones, monedas…

La solución no consiste en que nada esté a su alcance. Esto sólo lograría limitar el desarrollo de sus propias investigaciones con la distancia. Se trata, en cambio, de que a su alcance queden objetos que no puedan ser dañinos (cucharas de madera, pelotas, cubos, etc.). A medida que se acerca a los seis meses es cada vez más importante para él tocar objetos, agitarlos y sentir diferentes pesos y texturas como sea posible. No le importa, por supuesto, para qué sirven. Es él –y sus posibilidades y alcances- su principal tema de investigación.

Copyright Mam’s & Baby´s

- Siendomadre

Deja un comentario