Particularidades comunes del recién nacido

Particularidades comunes del recién nacido

Tu bebé es único pero aun así presenta particularidades comunes a casi todos los recién nacidos. Poder identificarlas te ayudará a entender sus necesidades y abrirá una comunicación que juntos irán construyendo.

Adaptándose a la respiración aérea

Durante la gestación sus vías respiratorias estaban pobladas por líquido. Recién al nacer tu bebé experimenta la sensación del aire en contacto con su cuerpo y como vehículo para obtener oxígeno. Su respiración es diferente a la tuya, suele tener sonidos espontáneos. Estas variaciones en la respiración que presenta un bebé al nacer corresponden a la adaptación lenta que tendrá a lo largo de su primer año.

La relajación en su cuerpo

En diferentes ocasiones puedes observar cómo su cuerpito habla de su estado de mayor o menor ansiedad. En momentos de tensión sus puños están cerrados, sus extremidades muy próximas a su cuerpo y el ceño fruncido. En otras situaciones, como mientras duerme, es posible que veas su cuerpo y su semblante absolutamente relajados. Cualquiera sea la situación puntual, interpretar sus estados a través de la observación de su cuerpo puede ayudarte a saber cómo manejarte de acuerdo a lo que te esté comunicando.

¡Tu Universo por ver su sonrisa!

A pocas horas de nacido tu bebé es capaz de sonreír. Su sonrisa te llena de felicidad. Los bebés durante los primeros días de vida sonríen espontáneamente y no como una reacción de comunicación entre personas. No es un reflejo sino más bien una reacción por algo que le sucede o algo que recuerda placenteramente. Con el pasar de los días irá comprendiendo el canal de comunicación social y reproduciendo sonrisas de acuerdo a diferentes situaciones. Mientras tanto, ¡mantente atenta y disfruta de estos instantes de sonrisas que son verdaderos regalos!

El llanto es parte de su comunicación

A pesar de la angustia que puedes sentir cuando tu bebé llora, es importante saber que también forma parte de su comunicación. No todo es dolor como comúnmente se escucha. A veces tu bebé llora y con sólo tomarlo en brazos es posible que se calme. Necesitaba tu contacto y calor para calmarse. De todos modos, descubrir juntos los diferentes motivos de llanto y las diversas maneras de calmarlo será una tarea importante en relación a este nuevo vínculo que crece día a día.

El descanso

En sus primeros días los períodos de descanso serán prolongados y durante los primeros tres meses se irán reduciendo bastante. En su tiempo de vigilia, tu bebé busca explorar con sus sentidos el nuevo mundo que lo rodea, volviéndose esto una actividad agotadora. Es necesario que sepas que duerme y descansa cuando tiene el resto de sus necesidades cubiertas, por ejemplo alimentación, higiene y por supuesto; caricias.

Los reflejos de supervivencia

Tu bebé nace con varios actos reflejos que con el tiempo irán volviéndose acciones voluntarias. Estos reflejos están presentes como un medio de supervivencia y comunicación.

Los verás en repetidas ocasiones, son el “Reflejo de Búsqueda” y el “Reflejo de Succión”. Juntos lo ayudarán a expresar el momento en el que está listo para alimentarse, y tú podrás adelantarte y alimentarlo antes de que llegue al llanto.

También es posible que veas una reacción como de sobresalto llamado “Reflejo de Moro”. En este caso la sensación de tu bebé es similar al vértigo, sus brazos se abren con los puños cerrados y todo su cuerpo se estremece. Cuando este reflejo se repite muchas veces en el día es posible que le cueste conciliar el sueño. Estar en brazos o recrearle en su cuna una situación similar a la de los brazos puede ayudar a reducir su efecto.

En sus manos tiene la fuerza suficiente como para sostener su propio peso. Si ubicas un dedo tuyo en el centro de su mano se desplegará el llamado “Reflejo de Prensión Palmar” que también está presente en la planta de sus pies.

¿Estás aprendiendo a conocer las distintas necesidades de tu bebé a través de sus diversas maneras de comunicarse?

Extracto del libro “Postparto” de Silvia Sola, puericultora

www.silviasola.com.ar

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

 

 

 

- Siendomadre

Deja un comentario