Cesárea: Una frustración?

Cesárea: Una frustración?

Una alternativa

A media que avanza el embarazo, la visión del parto se va haciendo más y más vivida. A la mujer se va a cercando a ese momento cumbre en el que pondrá en juego todo su potencial físico y emocional. La gran aventura, el gran desafío.
Quizás con esta expectativa, la cesárea produce, en muchos casos, tanta frustración en la pareja, un gran desencanto, una sensación de fracaso.
El error esta en hablar de “preparación para el parto” y no de “prepararnos para la gran hazaña de ser padres”, idea mas abarcativa donde el acento esta puesto en ayudar a nacer a nuestro hijo (por parto natural o cesárea, dándole el mejor recibimiento en nuestra vida de pareja). La cesárea no es el fracaso del parto sino la solución a un problema.

¿Por qué ha aumentado el número de cesáreas en los últimos tiempos?

La respuesta es siempre: el seguimiento cuidadoso del embarazo por parte del obstetra, los medios de diagnostico cada vez más sofisticados – Las ecografías, los dopplers, la prueba de tolerancia a las contracciones, los movimientos fetales- hacen notable cualquier irregularidad que pueda surgir en el embarazo. Entonces, ayudan al médico a aclarar el cuadro y a tomar la decisión de intervenir, ya se induciendo el parto o recurriendo a una cesárea. Quizás, por eso, el aumento de cesáreas sea proporcional a la disminución del daño en el recién nacido.

Nuestra aceptación debería venir de la compresión de este concepto. Si lo que más deseamos es el bien de nuestro hijo confiemos en las decisiones médicas que tome nuestro obstetra. Hemos elegido un buen profesional, mantenemos con él una buena relación que se ha ido estrechando e los últimos tiempos del embarazo. Dejemos pues, en sus manos toda decisión medica y ocupémonos nosotros de vivir intensamente y con gran serenidad la alegría de ver a nuestro hijo.

Causas determinantes de la cesárea.

– Placenta previa, oclusivaSufrimiento fetal
– Presentación pelviana en una primípara
– Situación transversa
– Desproporción materno – fetal
– Enfermedades anteriores o concomitantes con el embarazo (hipertensión grave, etc)
– Desprendimiento prematuro de la placenta.

En algunos casos el problema surge con claridad y antelación y el obstetra resuelve programar la cesárea (como por ejemplo frente a una placenta previa oclusiva). En este caso, la pareja podría conversar largamente con su médico, evaluando y comprendiendo la necesidad de practicar la intervención. Poco a poco, se va elaborando la situación y se llega al nacimiento aceptando la cesárea. Otras veces, al surgir la dificultad en pleno trabajo de parto, la decisión del médico cae como un balde de agua fría sobre las ilusiones de la pareja de hacer juntos el parto. Entonces, la frustración es muy grande.
Pero estos efectos psicológicos negativos se pueden minimizar si la preparación psicoprofilactica incluye la posibilidad de la cesárea y se la considera como la solución positiva a un problema.
Es necesario conocer las implicancias de la operación, los pasos que deben seguirse en el quirófano, la aplicación de la anestesia – Habitualmente la peridural, que brinda la posibilidad de permanecer consciente durante la operación-. Saber exactamente lo que va a suceder. La ausencia de dolor; pero si las sensaciones de presión sobre el vientre cuando el obstetra ubica y luego extrae el bebe. El sonido del succionador del líquido amniótico. La presencia constante del anestesista que , ubicado al lado de su cabeza, le ira contando lo que acontezca; incluso, si la mujer desea la incorporara para que vea nacer a su hijo. El marido, si bien habitualmente queda fuera del quirófano, podrá ser invitado a ver a su hijo recién nacido y ¿Por qué no? A bañarlo…

La posibilidad de conversar esto es en un contexto de psicoprofilaxis, obtener información de otras mujeres que ya han vivido esta experiencia sobre la recuperación, la lactancia, y sobre la posibilidad de vivir un parto natural en un futuro embarazo, ayudara a evitar sentimientos negativos respecto de la posibilidad de un nacimiento por cesárea. No nos olvidemos que las técnicas de relajación y de respiración profunda nos serán de gran ayuda para mantener la serenidad y armonía tan necesarias e ideales para madre e hijo en todo este proceso.

Mom´s Copywright

 

- Siendomadre

Deja un comentario