Depresión postparto

Depresión postparto

Es común escuchar a una reciente mamá decir: ¡Lloro por nada, qué mal me siento! ¡No sé qué me pasa!”. Estos sentimientos son normales y describen la forma en que se sienten la mayoría de las mujeres durante el periodo que sigue al parto ¿A qué se debe tanto malestar físico y emocional?

Un sinfín de sentimientos confusos
La reciente mamá seguramente también se siente desganada, confusa, con falta de sueño, ansiosa y llena de dudas ¡Cuántos cambios para ella! Aparecen interrogantes que no siempre son respondidos adecuadamente. Pero aquí no termina la lista de sensaciones que una mamá vivencia al volver a su casa.

Malestares físicos y espirituales
Más adelante el intestino se pone perezoso, siente dolor de cabeza, tiene hemorragias vaginales… Si te sucede algo similar, ¡no te preocupes!, todo esto tiene una explicación. ¿Qué me está pasando? La placenta– órgano destinado a la producción de hormonas, entre otras cosas- es expulsada en el momento del parto. Junto con ella, se pierden una serie de sustancias importantes para tu organismo, lo que provoca una alteración en tu estado de ánimo: tu humor no es el mismo que durante el embarazo.

Además, es necesario que en esta etapa te identifiques con tu bebé, y a la vez, que le des todo el amor y protección. Entonces surgen las dudas: “¿Podré darle el cuidado necesario?” En este momento atraviesas un período en el cuál te sientes chiquita y desvalida. Y, como si fuera poco, tienes otro trabajo extra: identificarte como mamá; “soy mamá. Y, el desgano: Hoy no tengo ganas

 Pasada la cuarentena
Ha pasado un mes y comienzan a aflorar temas sexuales con tu pareja. Quizás entonces aparezca la necesidad de retomar las relaciones sexuales ¿Y si no aparece el deseo? No te preocupes. En general, el deseo se apaga por un tiempo después del parto ¡No creas es definitivo!

Pero, ¿qué ocurrió? Comienzan las escenas de celos y bronca contra él y contra ti misma. Aparecen los reproches y también la incertidumbre. Tu cuerpo no es como antes de quedar embarazada ni como cuando tenías panza. Ahora te encuentras en un “tercer cuerpo” con el que te cuesta identificarte. Date tiempo, de a poco las cosas van mejorando y vuelves a reencontrarte contigo misma.

¿Cómo sobrevivir a la depresión post-parto?
En primer lugar, toda esta experiencia puede resultarte menos agobiante si la compartes con tu pareja. Para él, es importante que le des un espacio en este proceso que estás viviendo. Seguramente disfrutará siendo tu más fiel colaborador. Déjate ayudar y colabora para que logre establecer un buen vínculo con el bebé. Seguramente los sentimientos de tu pareja están puestos en ti y en el bebé.

Acércatele para pedirle más protección, comprensión y cariño. Si llegaras a sentir que esto no es suficiente, quizás sea conveniente que consulten con un terapeuta especializado en parejas. Y si él no fuera partidario de las terapias, quizá puedas acercarte a un grupo, a un taller de reflexión donde te sientas contenida, cuidada, donde puedas intercambiar con otras mujeres en tu misma situación tus miedos e incertidumbres, donde puedas expresar tus sentimientos.

Debes saber que esto no será así para siempre: este proceso que vives es reversible ¿Has sufrido la depresión post parto? Brinda tus consejos a otras madres para ayudarlas a transitar esta etapa.

 

Copyright Siendo Madre

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

- Siendomadre

Deja un comentario