Semana 36 – Visita semanal al obstetra

Durante la semana 36 de embarazo, estás cansada. Te duelen los pies, la retención de líquidos te hincha todo el cuerpo, sentís un hormigueo en los dedos, y quizás estás sin aliento o mareada. A partir de ahora visitarás al obstetra todas las semanas. Puede que tengas un dolor pélvico punzante, debido al desentumecimiento de los ligamentos pélvicos.

El bebé:
Puede estar boca abajo, con la cabeza situada en la parte inferior de la pelvis.
Se puede mover hacia arriba y abajo sobre el cérvix, causándote golpes fuertes.
Esto no significa que el bebé esté en la posición adecuada para salir al exterior.

Información

Los bebés que nacen tarde

No sabemos exactamente porque se desencadena el parto, pero se cree que el bebé, cuando está listo para nacer segrega unas hormonas llamadas prostaglandinas. Estas provocan el reblandecimiento del cérvix (que se prepara para dilatarse y permitir que el bebé los traspase) y las contracciones.

Entre los procedimientos más comunes para averiguar si el bebé está bien, están los siguientes:

  1. el obstetra te examina para ver si el cuello del útero está maduro; si no lo está, puede ser un indicio de que el bebé todavía no se encuentra preparado para nacer.
  2. Se controla la reacción del bebé al sonido o a las vibraciones.
  3. Se realiza el monitoreo de la frecuencia cardíaca del bebé para controlar que no haya fatiga.
  4. Se hace una ecografía del bebé para calcular el tamaño del bebé y la cantidad de líquido amniótico con la que cuenta.
  5. Deberás controlar las patadas del bebé: la intensidad y frecuencia de sus movimientos.

Aproximadamente un 10 % de los embarazos supera las 40 semanas. Suelen ser casos de madres primerizas. Se cree que puede haber un error de cálculo en la fecha de inicio del embarazo. Si superas las 42 semanas, lo más probable es que el médico te provoque el parto.

- Siendomadre

Deja un comentario