Semana 38 – Instinto de anidamiento

Semana 38 – Instinto de anidamiento

Durante la semana 38 de tu embarazo, es probable que tengas el instinto de anidamiento al rojo vivo. Muchas mujeres se dedican a dar vuelta la casa y es necesario que alguien les ponga freno. No hagas nada que implique estar de pie en una silla o una escalera, por mucho que pienses que limpiar el polvo de las ventanas es crucial para la vida. Es posible que sientas fuertes dolores, causados por el gran tamaño que tiene el útero. Un paseo suave puede hacerte sentir mejor.

El bebé se ha desarrollado por completo, aunque la mayoría de los médicos opina que la duración típica del embarazo es de 40 semanas. Se le ha caído ya casi todo el lanugo, pero el bebé sigue cubierto de vérnix. A partir de ahora, cada semana se depositan unos 14 g de grasa en su organismo. Su intestino está lleno de meconio, una sustancia de color negro verdoso. Cuando el bebé nace y empieza a mamar, la caca se vuelve mucho más líquida.

El bebé:
Prácticamente no tiene espacio para moverse.
Pesa unos 3,2 kg. y mide entre 48 y 50 cm.

Información

Tu cuerpo después del parto

Inmediatamente después del parto, es posible que te sientas temblorosa y destemplada, eufórica, dolorida, vacía, en blanco, somnolienta o completamente despierta: cualquier sensación que experimentes será normal. Si te han puesto epidural, puede que todavía tengas puesto un catéter en la uretra y una vía intravenosa en la mano.

Acercate el bebé al pecho lo antes posible después del parto. Esto ayuda a estimular las contracciones del útero y a expulsar la placenta. El nuevo bebé todavía no tendrá hambre, pero podrá sentir tu calor y protección.

Durante los días siguientes, tendrás “hemorragias” o “loquios”, que son las diversas expulsiones de sangre, moco y tejidos del útero por la vagina. Continuarán durante 2-6 semanas después del parto. Al principio es como estar menstruando, con algunos coágulos. Después cambia a un color rosado o marrón y acaba como una sustancia blanca o amarillenta.

Los dolores postparto

Suelen ocurrir unos días después de dar a luz, cuando el útero se contrae para recuperar su tamaño habitual. Es bastante común sentir las contracciones mientras amamantas.

También es normal tener algún grado de incomodidad en la zona perineal después de un parto vaginal. Es posible que necesites algún analgésico durante un día o dos después del parto. Si sufriste desgarros o te practicaron una episotomía, la partera te indicará cómo cuidarte la zona de los puntos para que cicatrice bien. Te revisaran con regularidad por si se producen infecciones.

- Siendomadre

1 opinión en “Semana 38 – Instinto de anidamiento”

Deja un comentario