Gingivitis en el embarazo

Gingivitis en el embarazo

Una de las afecciones más comunes que sufren las embarazadas es la inflamación de sus encías ¿Por qué se produce? ¿Tiene relación con el embarazo? ¿Cómo se evita?

 ¿Qué es la placa bacteriana?

La inflamación que puede desarrollarse en las encías se llama gingivitis. Las causas son variadas, pero la más importante es la presencia de la placa bacteriana, una película delgada, incolora, y pegajosa que se forma continuamente sobre los dientes. Está compuesta por bacterias, saliva y restos alimenticios. Es la causa principal de las enfermedades dentales más comunes: caries, gingivitis y periodontitis.


Gingivitis en el embarazo

No se presenta en todos los casos. Si se realiza una buena higiene puede aparecer tendencia al sangrado de las encías durante el cepillado de los dientes.

El embarazo no es la causa primaria de la inflamación. La originan los irritantes locales, como la placa bacteriana. La gestación es un factor secundario que agrava la gingivitis preexistente debido a la elevada concentración de hormonas.

Las embarazadas que antes presentaban inflamaciones gingivales leves, pasan a sufrir hemorragias importantes en la zona.

Estos cambios en las encías comienzan a partir del segundo mes de embarazo y pueden prolongarse hasta el segundo o tercer mes del post parto.

Prevención

Una mujer que ha conservado sus encías sanas antes de la gestación, tiene menos probabilidades de sufrir este cuadro inflamatorio lo cual reafirma la importancia de la prevención: limpiar cuidadosamente los dientes para remover la placa. El odontólogo instruye cómo hacerlo.

¿Cómo limpiarse los dientes?

Para remover la placa es conveniente que se torne visible. Existen soluciones que la tiñen. Son tinturas vegetales inocuas y desaparecen de la boca al enjuagarse. Su uso es simple: hay que disolver la solución en la boca y vaciar la cavidad tragando o escupiendo. El color que aparece sobre los dientes muestra la localización de la placa. Así puede removerse con el cepillo y el hilo dental.

Consejos para el correcto cepillado:

  • Pregunta a tu odontólogo cuál es el cepillo dental que te conviene. En general, se recomienda un cepillo de cerdas suaves, con puntas redondeadas para que no lastime las encías. El tamaño y la forma del cepillo debe ser adecuado para alcanzar todos tus dientes.
  • Un cepillo desgastado no limpia, hasta puede dañar tus encías. Se aconseja cambiarlo cada 3 o 4 meses.
  • Al cepillarte, cambia la posición del cepillo frecuentemente para remover la placa y las partículas alimenticias de la superficie de tus dientes.
  • Cepilla suavemente, con movimientos cortos y con suficiente presión, de manera que puedas sentir las cerdas contra tus encías.
  • Sólo las puntas de las cerdas pueden limpiar. No aprietes demasiado. Permite que las cerdas se introduzcan en las estrías de tus dientes.
  • Limpia las caras de tus dientes: las de adentro, las de afuera y las de la zona que muerden.
  • El uso incorrecto del hilo dental y utilizar un cepillo de cerdas duras puede dañar tus encías.

 

¿Qué pasta dental usar?

Una que contenga flúor ya que se une al esmalte de los dientes haciéndolos más resistentes a las caries. Pero, en caso de gingivitis y periodontitis habría que evaluar el grado de retracción de tus encías. El excesivo contenido abrasivo de ciertos dentífricos puede desgastar con mayor rapidez la zona de los cuellos dentales. Consulta con tu odontólogo si tienes sangrado y el tipo de pasta dental que conviene que utilices.

¿Y los enjuagues bucales?

Refrescan y dejan un sabor agradable en la boca, pero, no remueve la placa. No confíes en ellos por un período prolongado para aliviar el dolor u otro síntoma de enfermedad. El mal aliento puede ser debido a una pobre salud oral u otras enfermedades. Pídele a tu odontólogo que te haga un examen periodontal. El te recetará un enjuague bucal.

Como dice el refrán “más vale prevenir que curar”: la visita periódica al dentista evita muchos problemas dentales.

 

Si te gusto esta nota, te recomendamos leer: 

 

 

 

Copyright Siendo Madre

 

- Siendomadre

Deja un comentario