La Cesárea

La Cesárea

¿En qué consiste? ¿Cuáles son las causas? Algunas recomendaciones te ayudarán a recuperarte más fácilmente y responderán muchas de tus dudas.

¿Qué es una cesárea?
Es una intervención quirúrgica. Se secciona el abdomen y el útero para extraer al bebé por la incisión. Luego, se cierra el útero y la pared abdominal y se sutura la piel con hilos. La intervención puede hacerse con anestesia local o general y dura aproximadamente una hora. Si se realiza la incisión baja, transversal y oculta bajo el vello del pubis no hay perjuicio estético.

Algunas causas para realizar una cesárea:

  • Imposibilidad de un parto por vía vaginal
  • Dimensiones insuficientes de la pelvis de la mamá.
  • Volumen demasiado considerable del niño o mala posición, por ejemplo, la transversal.
  • Obstáculo en la salida del niño, por ejemplo, un fibroma.
  • Necesidad de terminar rápidamente el parto para proteger a la mamá y al bebé por amenaza de alguna complicación en el desarrollo del parto.
  • Obligación de interrumpir el embarazo si resultase peligroso, por ejemplo, diabetes materna.

 

Recuperándote
Tu recuperación comienza el primer día después del nacimiento
, dando un pequeño paseo por la habitación ya que favorece la circulación sanguínea impidiendo la formación de coágulos. Seguramente, te den medicación para aliviarte los dolores y eliminar los gases acumulados como consecuencia de la operación.

Unos cuantos almohadones alivian tus molestias

  • Al toser, coloca un almohadón en la herida y abrazada a él, inclínate hacia adelante para evitar la distensión de los puntos sin hacer fuerza.
  • Si la herida te incomoda, acostada y flexionando las piernas, coloca el almohadón entre el abdomen y tus muslos.
  • Cuando tomes al bebé, siéntate y coloca el almohadón arriba de tu abdomen y al subirlo, no te lastimará.

 

Realiza actividades sin dolor

  • Al amamantar: Sentada, apoya la espalda en unos almohadones, flexiona las piernas y, en el ángulo que se forma entre los muslos y el pecho, sobre un almohadón, coloca al bebé.
  • Al ir al baño: Los primeros días puede resultarte doloroso realizar fuerza abdominal. Cuando estés sentada en el inodoro, apoya bien los pies en el piso e inclínate ligeramente hacia adelante.
  • Al levantarte de la cama: Ponte boca arriba, dobla las rodillas y desplázate horizontalmente hasta el borde de la cama apoyándote en la cola, en los pies y en los hombros. Ya en la orilla, dobla la almohada y apóyate en ella para incorporarte. Pon otro almohadón en el suelo para los pies. Luego, apoya las manos en el borde de la cama y haz fuerza con los brazos y con los hombros para ponerte de pie.

 

¡No hagas fuerza!

¡Hasta que la herida no sane! Tampoco realices actividades que requieran esfuerzo abdominal. Siéntate todos los días un ratito con tu bebé en una mecedora: el balanceo favorece el vínculo afectivo, reduce el estrés y alivia las molestias que te producen los gases intestinales. Luego de la cesárea, tendrás que esperar unos meses para hacer abdominales siempre que la cicatrización sea buena y tu médico te lo permita.

 

Higiene

  • En la maternidad, te higienizan los puntos diariamente y te cambian las gasas hasta que te los quiten alrededor del décimo día del post parto, una vez que cicatrizaron.
  • Al bañarte, evita mojar la herida. Si se moja, sécala ejerciendo leves toques con una toalla sin frotarla. Luego, cámbiate la gasa.
  • Utiliza una faja de post parto ya que sentirás que los puntos te tiran menos al moverte.

 

¿Se pueden tener relaciones sexuales?
El aparato reproductor externo no sufrió pero, como te han cosido muchos tejidos internos, tendrás que esperar aproximadamente un mes y medio para retomar las relaciones sexuales. Llegado el momento, probablemente te resulten más cómodas las posturas laterales porque evitarás que tu pareja se apoye en tu vientre, posición que puede resultarte dolorosa. A los tres meses, ya no notarás la herida y habrás recuperado tu ritmo habitual.

¿El próximo embarazo?
El médico te recomendará esperar un par de años para permitir que los tejidos del útero cicatricen. Que hayas tenido una cesárea no significa que la vuelvas a tener, siempre que el problema que te condujo a ésta no se repita.

La recuperación podrá resultarte lenta y quizás dolorosa. Pero, ¿sabías que los bebés que nacen por cesárea son más tranquilos los primeros días después del parto, concilian mejor el sueño y suelen padecer menos problemas digestivos?

Copyright Siendo Madre

Si te gusto esta nota, te recomendamos leer:

- Siendomadre

1 opinión en “La Cesárea”

  1. muy buena informacion,yo ya tuve 2 cesareas y en noviembre voy x la tercera y ultima,me gustaron los consejos de los movimientos con almohadones.es a veces en algunos casos muy doloroso el proceso de recuperacion,aunq parezca gracioso yo padecia mucho los dolores de espalda x tener mala postura para cuidar mi herida con los movimientos.

Deja un comentario