Señales que anuncian el parto

Señales que anuncian el parto

La fecha probable de parto se avecina. Algunas señales sutiles te indican que faltan pocos días. Otras que irrumpen, te dicen que es momento de llamar al médico e ir a la maternidad. ¿Cuáles son?

Durante las últimas semanas del embarazo, los cambios que desembocan en el parto se aceleran: la placenta pierde la capacidad para albergar al bebé, que es más capaz de sobrevivir en el exterior.

El trabajo de parto puede durar unas pocas horas o un día. No todos los síntomas son claros y a veces, se presentan en forma confusa.

Si bien hay signos previos al trabajo de parto, este comienza cuando aparecen contracciones progresivas. Tu cuerpo y mente van a estar puestos a su servicio.

Algunos signos te indican que faltan pocos días: 

  • Vago dolor de espalda:
    El peso del útero hace que la curvatura de la columna sea mayor provocando que los dolores sean más intensos cerca del parto y continúan durante el mismo. Cuesta encuentres una posición cómoda.
  • Leve sensación de estado gripal y evacuaciones blandas:
    Se debe al aumento de las hormonas llamadas prostaglandinas.
  • Urgencia por limpiar y dejar la casa en orden:
    ¡No te canses!, reserva tu energía para el parto.
  • Flujo sanguinolento:
    Es común que haya pequeñas pérdidas de sangre luego del examen del obstetra o después de tener relaciones sexuales. Además, en las últimas semanas de embarazo algunos vasos del cuello del útero pueden romperse y provocar una pérdida. No debes preocuparte.
  • Pequeña rotura de la bolsa de aguas:
    Al reírte o estornudar pierdes unos chorritos. Esto es motivo de consulta. Puede suceder que sea una pequeña fisura y que luego las membranas se suelden y todo siga su curso normal. Si la fisura es grande podrías quedar internada en observación.
  • Contracciones no progresivas:
    Una contracción es el endurecimiento involuntario del útero. Tienes contracciones suaves y espaciadas, aparecen y desaparecen y hasta ocasionalmente, pasan inadvertidas. Es el “falso trabajo de parto”. Muchas primerizas creen que el bebé nacerá en cualquier momento y, una vez examinadas, vuelven a su casa ¡Falsa alarma!
  • Pérdida del tapón mucoso:
    Este es una sustancia transparente y viscosa que sella el cuello del útero durante el embarazo impidiendo que las infecciones vaginales afecten al bebé. La caída del tapón indica que faltan pocos días para que se desencadene el parto. Hay mujeres que pierden el tapón hasta quince días antes del nacimiento. De todos modos, coméntaselo a tu médico.

 

En la recta final:
Llega el día en que los acontecimientos se precipitan y ocurre el verdadero “trabajo de parto”. Te darás cuenta por la aparición de señales muy definidas.

  • Contracciones progresivas:
    Estas se hacen más fuertes y largas, y vienen todas juntas. El cuello del útero comienza a dilatarse. La presión es intensa y se siente en la parte baja del abdomen y la espalda. Cuando estas contracciones empiezan, ya no se van. Anota la hora en que aparecen y el tiempo de duración. Empieza a contar desde que tu panza se endurece. Hazlo durante una hora y si la frecuencia y la intensidad van en aumento, llama al médico. Si las contracciones no crecen, espera un rato, y repite el procedimiento. Si es tu primer embarazo debes internarte cuando las contracciones se producen regularmente cada cinco u ocho minutos. Si ya tuviste hijos, deben producirse cada diez o quince minutos.
  • Rotura de la bolsa de aguas:
    La bolsa protege al bebé y a la madre contra las infecciones. Al romperse, no significa parto inmediato, pero sí motivo de internación. No te confundirás: el líquido amniótico es caliente, transparente y viscoso y seguirá fluyendo en cualquier posición en la que estés. Conserva la calma y quédate quieta para que salga: le das tiempo a la cabecita del bebé que baje y haga de tapón. Observa el color del líquido: si es transparente y tiene algunos pelitos, recuéstate un ratito y, sin prisa, tengas o no contracciones, ve al sanatorio. Si es verdoso avisa a tu médico inmediatamente: el líquido teñido podría indicar que el bebé está sufriendo y es importante que te atiendan para evitarlo.

 

Si tienes signos mucho antes de tu fecha probable de parto avisa a tu médico: puede ser una labor prematura que podrá ser detenida con un tratamiento.
Si todo marcha bien y tu embarazo transcurre normalmente, no temas, ¡el parto no te tomará desprevenida!

 

 

Si te gusto esta nota, te recomendamos leer:

 

Copyright Siendo Madre

 

- Siendomadre

Deja un comentario