Relaciones sexuales en el embarazo

Las relaciones íntimas en las parejas sanas pueden resultar muy placenteras durante el embarazo ¿Cómo se vivencia la sexualidad a lo largo de los 3 trimestres?

 Actualmente, los médicos promueven que las relaciones sexuales se mantengan en forma normal durante toda la gestación, siempre que la pareja goce de buena salud.

El deseo sexual durante el embarazo
Durante el embarazo se produce una crisis en la vida sexual de la pareja relacionada con el cambio evolutivo, y NO en el sentido negativo. El deseo sexual no aumenta ni disminuye, sino que se vive de manera diferente a través de los distintos períodos del embarazo.

Primer trimestre:
La futura mamá suele tener sentimientos contradictorios frente al embarazo que repercuten en su vida íntima: entusiasmo y temor, alegría y desconcierto. Sin generalizar, se observa que muchas mujeres durante los primeros meses, experimentan una disminución del deseo y de la intensidad del orgasmo.

Una de las razones es que las invaden una serie de síntomas molestos que adormecen el deseo sexual: entre otros; náuseas, vómitos y somnoliencia.

También, este es un período donde la libido de la mujer está depositada en los cambios que se desarrollan en su cuerpo. Sus pechos aumentan de tamaño y, a veces; se sensibilizan a tal punto que siente molestias ante las caricias.

Otra causa que puede contribuir a la disminución del deseo son los miedos, fruto de la desinformación. Si los futuros padres temen que la penetración pueda dañar al bebé, es probable que pierdan temporalmente el deseo para proteger la vida de su hijo. Es importante que la pareja hable de sus temores con su obstetra para disipar dudas infundadas y así disfrutar más seguros su sexualidad.

Segundo trimestre:
La mayoría de las embarazadas coinciden que durante esta etapa las relaciones sexuales son sumamente placenteras.
  En general, es en este período cuando las mujeres alcanzan antes el orgasmo. Muchas que nunca se han auto estimulado, a veces comienzan a hacerlo en esta etapa.

A esta altura del embarazo, probablemente la pareja ha disipado sus inquietudes con su profesional. Si las relaciones se habían interrumpido en el primer trimestre es muy probable que se retomen en éste.

También hay causas físicas que inciden en un aumento del erotismo. La embarazada se excita más rápidamente debido al alto nivel de hormonas circundantes en su cuerpo. El embarazo incrementa el volumen sanguíneo en los órganos pelvianos. Por este fenómeno, a partir del tercer mes se reduce el orificio vaginal, provocando una sensación similar a la que se siente en los momentos de excitación.

Por otra parte, en este trimestre se produce un incremento en la lubricación vaginal. La congestión en los pechos persiste pero ya no es dolorosa. Por el contrario, los senos, pezones y órganos genitales están más susceptibles a la excitación que nunca. Al aumento del deseo sexual de la mujer, generalmente, se suma la del hombre, que suele ver a su pareja muy sensual.

Tercer trimestre:
Si
el embarazo es saludable, mantener relaciones no presenta riesgos. Pero, en este último periodo hay que apelar a la creatividad para que las relaciones resulten placenteras, principalmente por cuestiones físicas de la mujer: su abdomen adquiere un gran volumen, está más cansada, se siente pesada y los movimientos del bebé se sienten con fuerza. Estas, son algunas cuestiones que dificultan lograr una posición cómoda al momento de tener sexo.

Posturas que pueden resultar más confortables son: la mujer encima de su pareja, recostada de costado o en cuatro patas.

En el transcurso de las últimas semanas del embarazo, si el cuello de la matriz del útero presenta cierto grado de dilatación, sólo se recomienda moderación en cuanto a movimientos bruscos.

Cada pareja es un mundo
Hay una estrecha relación entre la vida íntima de la pareja durante la gestación y lo que ésta era antes de la misma.
Si la sexualidad ya era conflictiva, el embarazo será la excusa perfecta para abstenerse. En cambio, si siempre hubo una buena comunicación sexual, es muy probable que subsista a pesar de los temores.

 

Si te gusto esta nota,  te recomendamos leer:

 

Copyright Siendo Madre

 

 

- Siendomadre

Deja un comentario