Una deficiente alimentación en el embarazo tiene graves consecuencias

Una deficiente alimentación en el embarazo tiene graves consecuencias

Una alimentación deficiente en la embarazada puede afectar el sano desarrollo del bebé ¿Cuáles son las consecuencias tanto para el niño como para su madre?

La alimentación de la embarazada resulta tan importante en el desarrollo del bebé que va a nacer como lo son otros factores: sueño, visitas al médico, actividad física, etc.

Un estudio efectuado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard mostró que solamente un 8% de las embarazadas cuyas dietas tenían abundantes componentes “chatarra” (comidas rápidas, repostería, pre congelados, etc.) daban a luz bebés cuyo estado de salud pudiera ser considerado “bueno” o “excelente”. Mientras, que en un 65% de los casos las criaturas fueron prematuras, funcionalmente inmaduras o con defectos congénitos.

Consecuencias de una mala alimentación

Otros estudios demostraron que la alimentación de la embarazada tiene efectos de largo alcance, por ejemplo:

  • La carencia de proteínas y calorías en el último trimestre puede interferir en el desarrollo del cerebro.
  • La falta de ácido fólico puede relacionarse con problemas en la médula espinal.
  • Comer “de menos” puede vincularse con un retardo del crecimiento del bebé en el útero.
  • Una nutrición pobre puede provocar complicaciones en la embarazada como anemia o preclampsia.
  • También se le puede adjudicar consecuencias como la fatiga, las nauseas matutinas, la constipación y los calambres en las piernas.

 

La obsesión de ser flaca
Es bueno detenerse a pensar en todas estas cuestiones cuando a la futura mamá la ataca la obsesión por no “quedar gorda” luego del parto. Conviene en este caso preguntarse qué significa “estar gorda”, o según qué parámetros.

Guiadas por esa obsesión muchas embarazadas suelen adoptar dietas restrictivas, a las que se vuelcan sin consejo médico, por recomendación de amigas o de publicaciones irresponsables.

Si el embarazo atraviesa los meses del verano, esto suele ocurrir con mayor frecuencia. Más aún, si el parto acontece en diciembre o enero.

Hay que saber que si disminuyen las calorías de la dieta, disminuyen también los nutrientes. Por lo demás, los nutricionistas han comprobado que para ser bien absorbidas y aprovechadas, las proteínas necesitan ingerirse junto con alimentos energéticos, porque de otra manera, el organismo se vale de los aminoácidos como fuente de energía.

Las adicciones
Los bebés de bajo peso al nacer suelen ser hijos de madres que registran un alto consumo de alcohol, tabaco, drogas o que están sometidas a situaciones intensas de estrés
. Y a todos estos factores se le suma, de manera creciente, otro que las investigaciones demuestran como fuertemente gravitante: la inadecuada alimentación materna.

Durante mucho tiempo no se prestó la suficiente atención a estos aspectos y se solía minimizarlos detrás de la idea de que el bebé en el útero se nutre de las reservas de la madre, aún cuando ésta no se alimentara adecuadamente.

Pero recientes investigaciones han probado que aquello era un mito. Y dañino. El bebé no puede, por sí mismo, superar las carencias de alimentos protectores, cuando éstos son escamoteados de la dieta materna. De este modo, se priva al bebé de elementos indispensables para sobrevivir en cuanto empieza a estar en el mundo.

¿A qué se llama alimentos protectores?
A aquellos que incorporados a la dieta con cierta constancia y en cierta cantidad evitan enfermedades carenciales y cubren las consecuencias de los errores alimenticios.

La obsesión por la dieta durante el embarazo corre el peligro de convertirse, así, en un factor en “favor” de la silueta y en contra de la salud del bebé.

¿Se trata, entonces, de “comerse todo”?
¡Tampoco! Lo cierto es que la primera alimentación el bebé la recibe de la mamá y no a partir del pecho o la mamadera, sino mucho antes.

Según sea la nutrición materna, será la del bebé. Y así volvemos al principio: dime que estás masticando y te diré que estás haciendo por la salud de tu bebé.

 

Si te gusto esta nota, te recomendamos leer:

 

Copyrigh Siendo Madre  

 

 

- Siendomadre

Deja un comentario