La importancia de que los niños aprendan a administrar su dinero

La importancia de que los niños aprendan a administrar su dinero

La relación entre los niños y el dinero se da a partir de los 4/5 años. Este es un buen momento para comenzar a enseñarles la correcta administración del dinero, y a partir de estas enseñanzas inculcarles algunas lecciones de vida.

Cuando los niños comprenden la diferencia del valor entre los billetes y las monedas comienzan a entender el uso potencial del dinero, y hacen preguntas a sus padres. Un niño de 5 años puede entender que es a través del dinero que se compra comida en el supermercado, nafta en la estación de servicio y juguetes en las jugueterías.

Cuando de permisos se trata…
Cuando los chicos van al colegio los padres solemos darles cierta pequeña cantidad de dinero para algunas necesidades como comida o simplemente; por las dudas. Pero, al igual que nosotros, ellos pueden tentarse con las golosinas. En la mayoría de los casos, los chicos hacen todo lo posible para acceder a estas tentaciones a través de “ciertos manejos”.

A veces los niños obtienen su dinero como regalo o como rédito por haber cumplido con alguna tarea en el hogar. Cualquiera sea la fuente, cuando tienen su dinero aprenden a saber lo que significa ser responsables de sus propias decisiones. Por ejemplo, si se deciden entre un rompecabezas o un video juego, cuánto gastar hoy y cuánto guardar.

Alas de libertad
Dentro de los límites y teniendo en cuenta el beneficio de las compras que tus hijos desean, hay que permitir que ellos decidan en qué gastar sus ahorros. No es tan importante la compra en sí como el control que tengan sobre ésta. Ese sentimiento de poder de decisión logra maravillas en su autoestima en el comienzo de sus caminos hacia la independencia.

Con el tiempo nuestros hijos se darán cuenta que generalmente sus deseos exceden sus posibilidades reales. “Así es la vida”. De esta forma, aprenden a demorar la gratificación, a aceptar la frustración y a darle más valor una vez  que logran saciar su deseo mediante la compra.

Es fundamental enseñarles a los hijos que aprendan a tolerar la distancia que separa los deseos de la realización de éstos. Los niños debieran ser alentados a ahorrar su dinero para alcanzar sus verdaderos deseos.

Aprendiendo a esperar
Los niños deciden mejor cuando gastan su propio dinero. Además de aprender a ser pacientes, suelen ser más críticos a la hora de decidir una compra.

Como padres debemos alentarlos a ahorrar su dinero por un tiempo limitado. No esperemos que lo guarden hasta fin de año para aprovecharlo en sus vacaciones. Si esto sucediese, lo más probable es que se sientan frustrados al no haber logrado sus objetivos y haber gastado su dinero antes de tiempo.

Ser generoso
Existe otra lección fundamental que nuestros hijos deben aprender junto con la administración y valor que le dan a su propio dinero: la solidaridad para aquellos que no tienen tanta fortuna.
A través del ejemplo, podemos lograr que decidan por sí mismos regalar esos juguetes en buen estado a otros niños.

Así, nuestros hijos valorarán el “sacrificio” que significa obtener su propio dinero, como el “placer” que implica darlo a quienes más lo necesitan.

La felicidad no se obtiene con dinero
Por sobre todo, desalentémoslos a creer que es a través del 
dinero que se consigue la felicidad, el poder, la aprobación.

Recordemos siempre en satisfacer las necesidades de los niños con amor y respeto. Al final, esto es lo más importante que les podemos enseñar para que se conviertan en seres amorosos y conscientes al tomar sus propias decisiones.

Copyright Siendo Madre

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

 

- Siendomadre

Deja un comentario