¿Cómo inculcarles a los hijos el valor del dinero?

¿Cómo inculcarles a los hijos el valor del dinero?

La forma en que los padres entienden el trabajo y el valor del dinero es la manera en que se la transmiten a sus hijos ¿En qué reside la importancia de inculcarles estos conceptos, aún desde pequeños?

“Ganarás el pan con el sudor de tu frente”…

Seguramente has escuchado este mandato bíblico. Pero, ¿cómo interpretarlo? Posiblemente de dos formas: puedes pensar que el trabajo necesariamente debe conllevar sufrimiento o bien, puedes interpretarlo como que el esfuerzo que demanda el trabajo, genera una recompensa.

Los padres deben saber interpretar la relación que les significa la adquisición del dinero y su esfuerzo personal. La gran diferencia reside en disfrutar el trabajo (con sus altibajos) y no padecerlo.

Si para los padres el trabajo es un sacrificio, así se lo transmitirán a sus hijos. En cambio, padres que, a pesar del esfuerzo lo disfrutan, resignifican este valor en sus hijos. Pueden inculcarles de esta forma, consciente o inconscientemente, que el dinero se obtiene a partir de un esfuerzo personal que, al mismo tiempo, reporta placer y beneficio económico.

¡Nada como el ejemplo!
Para que el niño internalice un concepto sano del dinero es necesario que sus padres lo demuestren a través del ejemplo, o sea; trabajando ¡Nada como el ejemplo de los padres para que los niños aprendan! Los niños se identifican con las acciones de sus padres, no con sus discursos.

A los niños se les puede decir muchas cosas pero, si las conductas de los adultos no son coherentes con lo que escuchan, asumirán como verdadero lo que ven y no lo que oyen.

¿Qué enseñanza pueden darle los padres que no ganan dinero en base al esfuerzo, y viven, por ejemplo de otros? En este caso, el dinero será percibido como algo dado, algo que no es necesario obtener. Está ahí. Así, se desliga la idea del esfuerzo personal con el valor del dinero.

Regalos en exceso
De alguna manera, para los niños, los regalos son un símbolo del dinero.
Esta creencia se refuerza cuando por ejemplo se dice “No puedo comprarte ese camión porque hoy no tengo dinero, pero podemos comprar algo más económico”.

Si queremos que nuestros hijos aprendan a asociar esfuerzo con dinero, es conveniente hacerles regalos básicamente cuando realizan una tarea responsablemente con “cierto esfuerzo”, por ejemplo, ordenar sus juguetes. De lo contrario, el dinero aparecerá como algo que naturalmente está ahí ¿Cómo valorarlo de este modo?

Los regalos también pueden ser una peligrosa forma de compensar culpas. Por ejemplo, aquellos padres que por distintos motivos no están “presentes” con sus hijos, tienden a compensar este vacío con costosos presentes.

Buenos administradores
Para relacionarse sanamente con el dinero, también es necesario aprender a administrarlo.
Hay que darle a los hijos un cierto “entrenamiento” para que, una vez que se lancen solos a vivir la vida, puedan administrar su dinero con conocimiento. El tradicional método de la “mensualidad” puede ser útil.

Saber administrar el dinero es fundamental para aprender a establecer las prioridades. Qué perjudicial sería escuchar al hijo decir: “Esto no me gusta tanto…. pero, lo compro igual. Si aparece otra cosa pido dinero y listo”.

Si siempre hay una fuente proveedora los niños no aprenden a discriminar las prioridades. En cambio, cuando el dinero es valorado, hay que satisfacer lo realmente necesario y deseado para que sea apreciado y cuidado.

El ejercicio de la práctica
Con entrenamiento se aprende a establecer prioridades en la vida. Así se van discerniendo las jerarquías de las necesidades.

Recuerda, nada como el ejemplo y la práctica constante para enseñar a los hijos valores como responsabilidad, trabajo y dinero.

¡Puedes comenzar ya con este entrenamiento! Pídele a tu hijo, según su edad, una tarea que pueda realizar y felicítalo cuando logre terminarla.

¿Te animas a hacerlo?

Copyright Siendo Madre

 

- Siendomadre

Deja un comentario