La elección del jardín maternal

La elección del jardín maternal

La mamá debe reincorporarse al trabajo y la invade la obvia preocupación ¿Quién cuidará a su bebé? El jardín maternal surge como una buena opción. Pero, ¿cómo elegirlo?

Los jardines maternales surgieron para solucionar el problema de quién cuida a los niños de 45 días a tres años de edad cuyos padres trabajan.

Aspectos a tener en cuenta al elegirlo

Indudablemente el mejor punto de partida es enumerar todas las características que para los padres son importantes. Por ejemplo: ¿tiene que ser bilingüe? ¿Conviene que tenga deportes? ¿Cuántos niños hay por grupo? ¿Tiene referencias? Si el hijo es lactante, ¿puede ingresar la mamá a amamantarlo?  ¿Dónde queda? En fin, todo lo que se te ocurra, aunque parezca absurdo, es importante lo tengas en cuenta.

 

Luego, visita el lugar para sacarte las dudas:

  • Pregunta quienes integran el plantel de profesionales
  • Asegúrate de que sea limpio
  • ¿Cuál es la ideología pedagógica?
  • Mira si la decoración es agradable y motivadora
  • Controla que cuente con todas las medidas de seguridad necesarias
  • ¿Qué juegos y actividades realizan según la edad del niño?
  • ¿El personal te resulta agradable, confiable, contenedor?

 

Es importante que los grupos no sean de más de 10 niños, sino resulta imposible cuidarlos.

Sin culpas
Hay casos en que los niños se adaptan con más facilidad que sus madres.
Esto suele suceder con los lactantes -entre 45 días y 12 meses de edad-, sobre todo si se trata del primer desprendimiento del regazo materno.

Muchas mamás sienten culpa por “abandonar” a sus hijos. También están las que desconfían que sus niños logren “sobrevivir” sin ellas y otras;  temen que la maestra las reemplace en el corazón de sus bebés.

En estos casos, son las madres las que no logran elaborar satisfactoriamente la situación y terminan adoptando actitudes que boicotean el período de adaptación al jardín maternal.

Hay mamás que esperan hasta el último momento y llevan a sus niños el mismo día en que tienen que reincorporarse al trabajo. Están tan preocupadas por no llegar tarde en su primer día laboral y, a la vez, les cuesta tanto dejar a sus hijos, que las probabilidades de que la adaptación resulte exitosa se reducen.

¿Cuándo comenzar con el jardín maternal?
Lo ideal es comenzar días antes de volver a trabajar porque, al principio; las mamás deben contar con unas horas libres para acompañar a su hijo y ayudarlo a habituarse al nuevo ambiente. Esto es útil para los chicos y también para las mamás, ambos se benefician con la adaptación. Se quedan tranquilas al ver que su hijo permanecerá bien cuidado y aceptan dejarlo allí por unas horas.

Asumiendo la elección
Los papás que asumen convencidos que están haciendo una buena elección no tienen lugar alguno para sentirse culpables.

Claro que también hay que tener en cuenta los límites del niño. A veces, aquellos que se sienten demasiado alejados del entorno familiar, cuando tienen alrededor de un año de edad deciden llamar la atención de sus padres protagonizando pataletas y caprichos. Es probable que perciban la culpa en sus padres. Posiblemente están necesitando les dediquen mejor calidad de tiempo, es decir; reservarles los padres un rato exclusivo para jugar sólo con él.

Superando el stress
Si se está convencido con la decisión y se opta por el jardín maternal que responde a las necesidades del niño: donde es cuidado por personas especialmente entrenadas, donde aprende nuevos juegos y actividades a la vez que comienza a tener un esbozo de vida social… sin duda alguna, resulta sumamente tranquilizador para los padres.

 

Si te reincorporas al trabajo, ¿quién cuidará a tu niño?

 

Copyright Siendo Madre

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

- Siendomadre

Deja un comentario