El sexo post parto

El sexo post parto

 Luego del nacimiento del hijo, sensaciones fuertes te bambolean vertiginosamente ¿Y, qué pasa con el sexo? ¿Cómo se encara?

 Alegría, por tener un bebé sano y depresión debido a los cambios hormonales y las molestias del post parto. Con tantas sensaciones nuevas, muchas veces la vuelta a la vida sexual es difícil ¿Cuándo se volverá a hacer el amor?…

Retomar la sexualidad
Los médicos suelen recomendar de 20 a 40 días de abstinencia porque es el tiempo necesario para que cicatricen los puntos y se recuperen la matriz, la vagina y el perineo.

Pasada la cuarentena, cada pareja retoma las relaciones sexuales a su tiempo que depende de cómo ha sido antes su sexualidad y las vivencias de ambos. Pero, ¡ojo!, abstinencia no significa decirle NO al sexo. Aunque no haya penetración es perfectamente posible intercambiar todo tipo de cercanía física, cuando la pareja lo deseé.

¿Se puede padecer de frigidez después del parto?
Una mujer frígida es aquella que no tiene lubricación vaginal y padece de vaginismo, una contracción involuntaria de los músculos que rodean la entrada de la vagina, provocando dolor al menor intento de penetración. De acuerdo con estos síntomas, la mayoría de las mujeres podría afirmar que padecen de frigidez después del parto ¿Acaso no padecen dolores, menor deseo sexual y menor lubricación vaginal? Se trata de un encuadre clínico similar al de las mujeres frígidas, pero con diferentes causas.

Dolor
El dolor que sientes durante las primeras penetraciones generalmente se debe a la episiotomía y los puntos. Te ayudará concentrarte en relajar la vagina y evitar hacer el amor acostada sobre la espalda para evitar que el pene presione la pared posterior de la vagina que suele estar algo sensible y maltratada.

Las molestias también pueden deberse a la escasa lubricación vaginal, causa del descenso del nivel de estrógeno en el cuerpo. Para evitar este obstáculo, usa gel lubricante.

Desgano
Quizás estés preocupada porque desde el nacimiento de tu bebé has perdido las ganas de hacer el amor ¡Es normal!, y se debe a razones físicas y psíquicas.

Las hormonas que contribuyen a la excitación sexual disminuyen debido a una alteración temporal del equilibrio hormonal.

  • Al comienzo de la lactancia los pechos se hinchan y duelen. Esto, sumado a los dolores vaginales, deja escaso margen al deseo sexual. Además, después del parto, el cansancio y el estrés inhiben el deseo sexual.
  • La llegada de un bebé es agotadora desde el punto de vista afectivo. Durante los primeros meses, es esperable volcar toda la atención al bebé y sientes que no hay cabida para otra persona. La mamá desea sentirse querida sin la expectativa de la relación sexual propiamente dicha.
  • Otra causa de la pérdida de la libido puede ser el temor a un nuevo embarazo.
  • Algunas mamás se ven menos atractivas ya que el cuerpo pierde transitoriamente su forma.
  • Existe la fantasía en muchas mamás de haber quedado dañadas por el parto. Ayuda mucho mirarse la cicatriz, tocarla y corroborar que todo está bien para sacarse este temor.

¿Y la pareja?

  • Muchos papás descubren que pierden deseo sexual en las semanas que siguen al alumbramiento. Incluso les cuesta tener una erección.
  • La libido del papá puede disminuir por temor a dañar a su mujer, aunque se le asegure que esto no sucederá.
  • A otros les cuesta acostumbrarse al aspecto físico transitorio de su mujer.
  • Si la mamá está amamantando, unas gotitas de leche que salgan mientras hacen el amor podría desanimar sexualmente a algunas parejas.

¿Y entonces?

Las situaciones citadas no son predicciones sino probabilidades. Es importante conozcas las causas de estas posibles reacciones para qué, llegado el momento, estés tranquila. Pasada la abstinencia recomendada no existe una fecha mágica para reanudar las relaciones sexuales. El momento ideal será cuando ambos lo deseen.

Lo importante en esta etapa es hacer todo lo posible por estar muy unidos ¿Cómo? Manteniendo el diálogo bien abierto, intentando comprenderse y ayudarse mutuamente, respetando los tiempos del otro e intentando acercamientos suaves y pacientes. En síntesis, todos los medios valen: los sexuales y ¡los cariñosos!

 

Si te gusto esta nota, te recomendamos leer: 

El Puerperio: http://siendomadre.com/embarazo/parto-y-pueperio/el-puerperio/

 

Copyright  Siendo Madre

 

- Siendomadre

Deja un comentario