4 Recomendaciones para reducir el estrés en el hogar

4 Recomendaciones para reducir el estrés en el hogar

Los tiempos que corren son exigentes y las horas no alcanzan provocando un enorme caudal de estrés que resulta imposible metabolizar ¿Qué hacer para que el estrés no repercuta en nuestros hijos que es tan perjudicial para su salud? Te brindamos cuatro simples recomendaciones.

El estrés en extremo causa chicos fastidiosos y papás cansados. Irritabilidad, intolerancia, desencuentros, ansiedad, mal humor y mala comunicación entre otros, son algunos síntomas provenientes de este mal que afectan al cuerpo.

Mucho antes de llegar al límite, ¡PARA! Con algunas modificaciones diarias  se pueden bajar varios desiveles y hacer la vida más placentera para toda la familia.

  1. ¡A dormir!:
    Muchos papás que trabajan todo el día, al llegar al hogar quieren jugar con sus hijos, sin respetar sus horarios. Así, los tiempos se extienden: se come tarde, el baño se prolonga y los niños quedan excitados y les cuesta conciliar el sueño. Comienzan las discusiones y finalmente todos quedan insatisfechos y agotados. 

    ¿Qué hacer al respecto? Organizar una especie de “agenda” con horarios más o menos determinados. Si por ejemplo la hora elegida para irse a dormir son las 9 de la noche, lleguen de trabajar con el tiempo suficiente para jugar con los hijos antes del baño, de la cena, etc. Así, al termina de comer, se los prepara para ir a la cama.La famosa frase “lo importante no es la cantidad sino la calidad” no significa “haz todo lo que no hiciste durante el día en unas pocas horas” sino, estar enteramente disponible para los hijos durante ese tiempo, sin otra cosa que atender.

  1. Sobredosis de mala comunicación:
    Mails. Chats. Redes sociales, etc… Vivimos orgullosamente en la era de las comunicaciones ¿Pero, estamos sintonizados con el mundo cercano, el íntimo, el del hogar?

    En medio de la comida siempre llama alguien con un supuesto pedido. Incluso el celular está sobre la mesa familiar, en el momento sagrado de compartir los alimentos en familia como si fuese un indispensable nutriente más.¿Es necesario estar permanentemente comunicados con el afuera? ¿No es más fácil aclarar cuándo uno está o no disponible y preservar los momentos de intimidad familiar?

    Por ejemplo, que en el trabajo sepan que no se esté disponible fuera de la oficina. El familiar o amigo también pueden esperar para hablar hasta que la comida termine. Al principio puede chocar un poco pero, finalmente; todos lo terminarán agradeciendo porque sienta un precedente que es imitado por los demás.

  1. La única que lo hace bien soy yo
    ¿Te suena familiar? Despertarlos, cambiarlos, preparar las mochilas, subirlos al auto ¿Eres la única que sabe hacerlo? ¿A quién complaces? Hay muchas cosas que otros pueden hacer siempre que aprendas estas reglas:a– Delegar responsabilidades en los otros.
    b – Aceptar que cada uno tiene su forma de hacer las cosas, que no es ni mejor ni peor, sólo diferente.

    A partir de los 3 años los chicos pueden ayudar con tareas simples como guardar un sandwiche en la vianda. Esto no sólo te quita un deber sino que también les inculca el ser responsables.

  1. Maratón de fin de semana:
    Primero vamos a la plaza, de ahí a comer. Luego, una vuelta por el Shopping y después, cine ¿No es mucho? ¿No necesitarás un fin de semana cuando este termine?El hacer todo junto conduce a no poder disfrutar de nada. Es mejor organizar una salida diaria y disfrutarla a pleno que aturdirse con tanta actividad y llegar todos extenuados, padres e hijos.

    ¿Y qué hay con quedarse en casa jugando juegos de mesa? El hogar es el mejor ámbito para fomentar la delicia de los espacios compartidos en familia.

Seguro se te ocurran  otras ideas. Ahora, como regla, disciernan qué quieren y pueden hacer. Contestadas estas preguntas, organicen algo coherente y posible. El estrés bajará solito.

Copyright Siendo Madre

 

Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

- Siendomadre

Deja un comentario