¿Por qué es tan importante un desarrollo oral saludable?

¿Por qué es tan importante un desarrollo oral saludable?

Observar el crecimiento de un bebé, es como asistir a un pequeño milagro. Hasta que ese pequeño ser, esté totalmente “listo”, hay muchos y variados factores que influyen en su desarrollo saludable. Siempre debemos recordar que las diferentes etapas de desarrollo, no son independientes una de las otras; la verdad es que ellas interactúan entre sí. El frágil equilibrio del organismo infantil es responsable por el desarrollo adecuado de los diferentes órganos. Si en algún momento esa armonía es perturbada, eso podrá tener consecuencias negativas sobre el desarrollo general del niño.

Asimismo, el desarrollo de la cavidad oral está íntimamente relacionado al desarrollo general del bebé, no sólo desde el punto de vista físico, sino también mental y emocional.

Boca versátil

En ninguna otra parte del cuerpo hay tantos músculos y nervios como en nuestra boca. Muchas de las actividades que nos posibilitan la supervivencia y la comunicación interpersonal, suceden aquí, en el menor de los espacios: respiración, mordida, masticación, deglución, el habla. Hasta nuestras expresiones faciales son controladas y dirigidas por los mismos músculos y nervios. La lengua desempeña siempre el papel principal en esa versatilidad. Si la lengua no puede moverse correctamente, el conjunto entero se puede ver alterado.

Así, desde el inicio, el desarrollo del bebé es asegurado por la boca y por la lengua. Lo primero que un recién nacido aprende es a mamar del pecho materno, por lo general  inmediatamente después del nacimiento. Enseguida, viene la deglución, ya que la leche materna necesita llegar al estómago lo más rápido posible.

Pocos meses después, el niño aprende a masticar, cuando el alimento líquido se complementa con sólidos y de a poco, lo substituyen completamente. Cerca del año de edad ocurre la última etapa del desarrollo oral: el bebé aprende a hablar.

Cada una de esas etapas, depende de que la anterior haya sido “perfectamente” controlada. En otras palabras, si el bebé tuvo dificultades para mamar, probablemente también tendrá problemas en la deglución, masticación y el habla. Sólo si esas funciones orales permanecen intactas, será posible el desarrollo de maxilares y dientes saludables.  Descargá la guía de Cuidado Bucal NUK http://www.nukargentina.com.ar/charlas_mamas/library

- Siendomadre

Deja un comentario