La fiebre

La fiebre

La fiebre es el gran fantasma de las mamás. ¿Por qué tiene fiebre? ¿Será grave? ¿Qué debo hacer? La fiebre es el síntoma más frecuente en los bebés, de manera que tendrás que acostumbrarte a convivir con ella. Puede ser un signo sin importancia  o la  manifestación de una enfermedad.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es considerada un proceso metabólico finamente regulado. Las personas estamos permanentemente sometidas a la agresión de virus y bacterias que estimulan a los glóbulos blancos para formar pirógenos (sustancias productoras de fiebre). La temperatura corporal oscila entre los 36º y 37º gracias a un “termostato” ubicado en el  cerebro, y es mantenida mediante la dilatación-contracción de los vasos capilares según sea necesario ventilar o generar calor. En el caso de una infección (viral o bacteriana) se producen unas sustancias llamadas “pirógenos”, que hacen que el organismo reaccione como si hiciera frío, es decir, indicándole al cuerpo que produzca calor, aumentando así la temperatura.

¿Cuándo es fiebre?

La temperatura es normal cuando está entre los 36º y 37º. Puede variar: más baja en las primeras horas de la mañana y más alta al atardecer.

También es más alta cuando se mide por vía rectal.

Entre 37º y 37,8º  se  la considera como febrícula, y si es  mayor de 38º, como fiebre propiamente dicha.

Por debajo de 36º se denomina hipotermia y  requiere la consulta rápida con el médico, ya que puede estar asociada con la presencia de enfermedades serias, incluidas las infecciones.

¿Cómo se mide la temperatura?

Con un termómetro de mercurio que te dará mayor precisión y seguridad. Antes de colocarlo, cuidá que la columna de mercurio esté por debajo de los 35.5º y dejá el termómetro en la axila de 3 a 5 minutos antes de su lectura.

Cuando la temperatura se estabiliza en niveles altos, aparecen los síntomas clásicos de la fiebre, entre otros: mejillas rojas, piel caliente, decaimiento, somnolencia.

 ¿Qué causa la fiebre?

La mayoría de las enfermedades que producen fiebre son leves y suelen curarse solas o con la ayuda de un antibiótico (siempre recetado por el médico).

Las enfermedades más comunes son:

  • Infecciones de las vías aéreas: resfrío, anginas, laringitis, bronquitis y otitis. Se caracterizan por estornudos, ronquera, tos, excesiva mucosidad y dolor de oídos a las que se suman en muchos casos apetito pobre y vómitos. La mayoría se curan sin antibióticos. Dale a tu hijo abundantes líquidos, algún medicamento antitérmico (como paracetamol líquido, si tu médico lo aprueba) tratando de que sus mocos se hagan más fluidos mediante el uso de un  nebulizador. La mayoría de las infecciones en las vías aéreas superiores son virales, sin embargo, es importante que el médico descarte la presencia de una infección bacteriana, lo que haría necesario un antibiótico.
  • Infecciones urinarias: Son una causa bastante frecuente de fiebre durante los primeros meses de vida, y las bacterias son las responsables la mayoría de las veces. No dejes de consultar al médico para llegar al diagnóstico apropiado ya que estas infecciones requieren antibióticos y también estudios radiográficos para descartar la presencia de alteraciones anatómicas en la vía urinaria.
  • Infecciones gastrointestinales: La mayoría de los casos se presentan durante el verano con vómitos, diarrea y fiebre. Son de causa viral y no requieren más que reponer el líquido que se pierde en exceso. Deberás consultar al  médico cuando los vómitos sean importantes o si ves un poco de moco, pus o sangre en las deposiciones de tu bebé. También se deberá seguir una dieta adecuada.

¿Qué hacer cuando tu bebé tiene fiebre?

Estos son los primeros pasos a seguir:

  • Quitále la ropa, acostálo sobre una toalla y con una esponja humedecélo con agua tibia (nunca fría). No dejes que su cuerpo se enfríe demasiado.
  • Aseguráte de que no se deshidrate. Dale líquidos con sal y con azúcar. Ofrecéle la teta, un biberón o líquidos en cucharita. Sabrás si está deshidratado porque lo notarás muy decaído, orinará con menos frecuencia y se le hundirá la fontanela (parte blanda en la zona superior del cráneo).
  • Los baños templados son recomendables.

Para finalizar…

De lo expuesto concluímos sobre la “inocencia” de la fiebre. Y es así. No es más que la señal de que algo no anda bien. No obstante, tratándose de las enfermedades de nuestros chicos, sigue siendo válido aquello de “…ante cualquier duda, consulte a su médico…”

Copyright Mam’s & Baby’s

- Siendomadre

Deja un comentario