Meningitis

Meningitis

¿Qué es la Meningitis?

Como lo sugiere su nombre, esta afección se produce por la infección de las meninges, que son las membranas que recubren y protegen al cerebro, cerebelo y a la médula espinal; en cuyo interior se encuentra el líquido cefalorraquídeo. Éste amortigua los movimientos bruscos y golpes que reciben los chicos a diario. Cuando algún microorganismo invade las meninges, éstas se inflaman, aumentando la producción del líquido, que de esta manera “presiona” sobre los tejidos vecinos, generando los síntomas clásicos de esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Fuertísimo dolor de cabeza (sobre todo en la frente), con imposibilidad de doblar el cuello y la espalda; muchísimas molestias y rechazo a la luz y a los sonidos fuertes; e intensas ganas de vomitar. Como toda infección, se acompaña de fiebre, que en estos casos es muy alta (39º-40º C) y hay mucho decaimiento (“nunca lo ví así…”)

¿Cómo se transmite?

La meningitis se transmite de persona a persona, a través de contacto aéreo, estornudos, tos y saliva principalmente.

¿Existen distintos tipos de Meningitis?

Fundamentalmente hay de origen viral o bacteriana. Los síntomas y signos de ambas enfermedades son similares y no se pueden diferenciar a simple vista. Por este motivo, en todos los casos de sospecha el médico realiza una punción lumbar, que permite hacer un diagnóstico de certeza.

Las Meningitis bacterianas causan la mayor gravedad y letalidad, las más comunes son llamadas Neumococo, Haemophilus influenzae tipo b y Meningococo. A su vez se identifican con letras y las más frecuentes en Argentina son las bacterias denominadas Meningococo B y C.

¿Qué es la Meningitis por Meningococo C?

Es una enfermedad contagiosa y habitualmente se encuentra en la cavidad nasofaríngea; es decir, en la garganta y en la nariz. En Argentina se dan aproximadamente 400 casos de Meningitis por Meningococo por año. De estos casos, entre el 5 y el 15% de los niños que contraen la enfermedad fallecen1.

¿A quienes afecta la Meningitis C?

Principalmente afecta a bebés y niños menores de cinco años, además se considera un grupo de riesgo a los adolescentes.

¿Cómo se puede prevenir la Meningitis por Meningococo C?

Para prevenirla de manera segura y efectiva existe la vacuna antimeningocóccica polisacárida conjugada C. Esta vacuna está indicada para la inmunización en bebés desde dos meses de edad, niños, adolescentes y adultos.

¿Cuál es el tratamiento?

Frente a la firme sospecha de tratarse de una meningitis, el paso siguiente es confirmar el diagnóstico, para comenzar rápidamente con el tratamiento. Luego de internar al chico, se le extrae líquido cefalorraquídeo a través de una punción lumbar, para analizarlo en forma inmediata (el resultado inicial se obtiene en 2 horas) que en el caso de haber bacterias, ya en 24-48 horas podemos identificar exactamente de cual se trata, y los antibióticos que las eliminan en su totalidad. Éstos, se administran desde el inicio, en forma endovenosa , siendo habitualmente la evolución muy favorable. En el caso de las meningitis virales, se curan sin antibiótico, se administran analgésicos, y a veces es necesario extraer líquido cefalorraquídeo, para aliviar al chico.

Los síntomas de la enfermedad son variados y dependen de la edad de la persona afectada

Sintomas en recién nacidos y lactantes: Sintomas en mayores de 1 año, adolecentes y adultos:
Rechazo a los alimentos Fiebre Alta
Irritabilidad Dolor de cabeza intenso
Llanto sin causa Escalofríos, náuseas y vómitos
Rigidez de nuca Cuello rígido
Vómito fácil Sensibilidad a la luz
Fiebre Alteración del estado mental
Manchitas rojas
Tendencia al sueño

Copyright Mam’s & Baby’s

- Siendomadre

Deja un comentario