“Doctor, hay alguna nueva vacuna que aplicar?”

La vacunas se aplican desde hace cinco décadas y durante mucho tiempo no presentaron cambios manteniéndose los esquemas en forma estática e invariable. En los últimos diez años en cambio, las modificaciones fueron tan vertiginosas, que tanto a los padres como los médicos nos cuesta adaptarnos y actualizarnos. Veamos las novedades más importantes que ocurrieron recientemente, en materia de vacunas.

“…CALENDARIO OFICIAL……¿CAMBIÓ?…”

La primer vacuna que “se hizo obligatoria” es la que previene de la Hepatitis .Es causada por un virus que se contagia como el SIDA: por relaciones sexuales, transfusiones o intervenciones quirúrgicas. Esta disponible desde hace 30 años .y desde 1998 se reglamentó en nuestro país. La primer dosis la recibe el bebé que acaba de nacer, y se completa con 2 dosis más (1 y 6 meses), para generar en un futuro poblaciones de adultos inmunes ala enfermedad.

También hubo cambios en relación a la Hepatitis A, enfermedad “tan popular” en los chicos, se contagia a través de la orina y las materia fecal; la vacuna preventiva comenzó a darse en nuestro país optativamente desde 1994, pero desde mayo del 2005 se hizo obligatoria, indicándose 2 dosis con intervalo de 6 meses a los niños mayores de 1 año.

La antigua BCG (vacuna antituberculosa) también “sufrió “ modificaciones, actualmente sólo se aplica en forma obligatoria la dosis del mes de vida ,anulandose la de los 6 años (recientemente) y la de los 16 años.

“…¿VARICELA?….ERAN LAS DE ANTES….”

Desde 1970 existe una vacuna antivaricelosa de origen japonés, que se empezó a aplicar aquí a partir de 1997.Es optativa. Es altamente efectiva, ya que previene la enfermedad en el 85 % de los chicos vacunados, y la atenúa en el resto. Está indicada a partir del primer año de año de vida, y en breve, probablemente se agregue una segunda dosis entre los 4 y 6 años (refuerzo) para alcanzar el 100% de eficacia en toda la población. (ya se aplica así en otros países).

“…ES PARA PREVENIR AL NEUMOCOCO…”

Desde marzo del 2001, comenzó a aplicarse -en forma optativa- una vacuna muy eficaz para prevenir las infeciciones causadas por el germen, ataca a bebés de pocos meses de vida, causando neumonía, meningitis e infecciones generalizadas. Es muy segura, y se puede suministrar a los chicos desde muy chiquitos (45 días) . El esquema completo incluye 4 dosis (2-4-6 y 12 meses).

“…ME DIJO ALGO DE UN MENINGOCOCO…”

Existen varios “subtipos” del germen, es la causa de infecciones muy graves en los chicos. Hoy todas pueden prevenirse con vacunas que son altamente efectivas, Son de aplicación optativa : en bebés pequeños (meningococo C) y otras sólo “prenden” en los mayorcitos de 4 años (meningococo B).

“…NUEVAS VACUNAS..¡¡¡¡¡LO ÚLTIMO!!!!!!!”

Desde hace un año, contamos con una vacuna que previene las infecciones gastrointestinales severas, provocadas por el rotavirus. suele causar epidemias de diarrea potencialmente graves en jardines y guarderías ,especialmente en otoño-invierno,pudiendo ocasionar cuadros de deshidratación con posterior internación. Es de aplicación oral (“gotitas”), está destinada a los bebés de hasta 6 meses de vida y se requieren de 2 a 3 dosis para asegurar su eficacia.

También contamos ya con una vacuna destinada a evitar las infecciones con el “HPV”, , el virus del papiloma humano, responsable de las verrugas genitales, y asociado con el Cáncer de cuello uterino. Esta vacuna, fue probada en chicas de 9 a 25 años, es muy segura y efectiva, y el esquema completo incluye 3 dosis (0-1 y 6 meses)

Antes del comienzo del invierno indicamos la vacuna antigripal, niños con enfermedades predisponentes (asma, laringitis recurrente, otitis a repetición, diabetes, cardiopatías), pero se aplicará a todos los chicos, desde los 6 meses hasta los 5 años, como ya ocurre en otros países.

“…DOCTOR,¿QUÉ LE TENGO QUE DAR?…. ”

Ante “tanta novedad ” y con todos los avances juntos que se dan, recomendamos:

  • Estar “alertas” acerca de los cambios que se van produciendo en el “mundo de las vacunas”, ya sea a través de amigos, conocidos, o -desde luego- con el contacto periódico con el Pediatra.
  • Tratar de abandonar ese viejo dicho que dice que “todo tiempo pasado fue mejor”, y aceptar que los cambios –especialmente en la ciencia- suelen ser para “mejorar”.
  • Tener en cuenta que gracias a las vacunas, muchas enfermedades riesgosas en el pasado han desaparecido, con todo lo bueno que esto significa para nuestros chicos.

Fuente: Pediatría Palermo e Inmunitas

- Siendomadre

Deja un comentario