Estrías: prevención y tratamiento

Casi dos metros cuadrados de piel recubren nuestro cuerpo. Este es un campo propicio para la aparición de estrías, sobre todo cuando se aumenta de peso, como en el embarazo ¿Cómo prevenir su aparición?

¿Qué son las estrías?
Las estrías son cicatrices lineales que se presentan en forma recta u ondulada. Aparecen cuando la piel es sometida a más presión que la que puede resistir y se liega en pequeños trozos de color rosado violáceo o blanco nacarado.

Suelen aparecer durante el embarazo o cuando hay un cambio notable de peso que cause una excesiva distención de la piel. Las personas que tienen o tuvieron sobrepeso suelen tener estrías en el abdomen, caderas, glúteos, pechos o en la parte interna de los brazos. Cuando la ruptura del tejido es muy fuerte, en la zona abdominal o debajo del ombligo, hasta pueden sangrar.

Estrías puberales
Son las primeras en surgir en la pubertad debido a las glándulas suprarrenales que producen una hormona que facilita su aparición. Estas son finitas y lineales Distintas son las que aparecen en el embarazo, que son anchas y profundas.

Tratamientos
Si bien existen varios tratamientos, ninguno las saca por completo, aunque sí logran disimularlas. Si son de primer grado, pueden ser borradas en un alto porcentaje de casos, pero a medida que avanza la cicatrización, las posibilidades se reducen notablemente.

¿Por qué aparecen?
Las estrías aparecen en nuestra piel cuando algo hace presión sobre ella, la estira y la resquebraja. Todo depende de la resistencia de los tejidos. Los embarazos y los anticonceptivos también las aceleran. El 90% de las embarazadas las sufren.

 

¿Cómo prevenirlas?
La gimnasia, los masajes y usar cremas anti estrías ayudan a librar esta dura batalla. Otras medidas son tomar mucha agua y comer con poca sal. Disciplinas como el remo y fisicoculturismo, donde la tensión muscular es prolongada, suelen dejar a la piel sin defensas y predispuesta a las estrías. Los corticoides, ya sea en pomadas, inyectables o por boca también facilitan la aparición de las estrías.

Cualquier crema de calidad que alimente nuestros tejidos con elementos humectantes puede proteger nuestra piel pero no detener la creación de una estría cuando la tracción es exagerada. Una piel hidratada y nutrida, protegida con los elementos adecuados, está en mejores condiciones que cualquier otra para defenderse.

Algunos dermatólogos recomiendan las cremas que contienen acido retinoico porque protege los epitelios y efectúa un peeling suave. Otros opinan que sirven las cremas con colágeno, elastina o cualquier factor humectante.

¿Cómo disimularlas?
El método del tatuado trata de corregir su color para que se vean como el resto de la piel que las rodea. Se introducen en la cicatriz -con un aparato llamado micropigmentador- una serie de pigmentos mezclados previamente. Así teñida, lo único que la hace visible es su textura diferente. Este sistema no es doloroso. Durante los primeros días la piel se verá rojiza, pero luego se desinflamará y volverá a la normalidad. Sin embargo, en algunas mujeres cicatrizan mal y el tatuaje queda como otra cicatriz.

Otra solución es la cirugía. Un buen cirujano plástico debe estudiar donde están localizadas las estrías y que tan confiable es la cicatrización de la piel.

Otra forma de disimularlas es maquillarlas con base y polvo. Hay buenos maquillajes a prueba de agua. La tonalidad debe ir cambiando de acuerdo con el tono que tome la piel bajo la exposición del sol.

Más vale prevenir…. qué curar
Una alimentación sana, mucho agua y mantener un peso estable son los mejores aliados para que prevenir su aparición. La actividad física en un excelente complemento porque además ayuda a oxigenar mejor al organismo.

¡Y, recuerda comenzar con el uso de cremas apropiadas desde el comienzo del embarazo!

Copyright Siendo Madre

Manchas de nacimiento en el recién nacido

¿Cómo identificar las manchas y reacciones de la piel de tu bebé recién nacido? ¿Cuáles son las manchas más frecuentes? ¿Hay que cuidarlas?

¿Cómo identificar las manchas y reacciones de la piel de tu bebé recién nacido? ¿Cuáles son las manchas más frecuentes? ¿Hay que cuidarlas?

La piel del recién nacido

La piel de tu bebé durante la gestación, estaba cubierta por el vérnix y rodeada de líquido amniótico. Cuando nace, su piel queda totalmente expuesta al aire, al roce con la ropa y al contacto con tus caricias.

Es posible notes un poco de sequedad o descamaciones en la parte superficial, producto de la pérdida de líquido. Puede ser que veas aparecer pequeños puntitos blancos o amarillentos en su cara, similares al acné, son granitos de grasa producto de su alimentación y cambios hormonales.

También puede que veas unas manchas como “cascaritas” en su cuero cabelludo de superficie variable llamadas Costra Láctea. Estas manifestaciones forman parte de una adaptación de su piel a un nuevo medio ambiente.

Manchas en el cuerpo
En sus primeros días de vida, puedes encontrar manchas en el cuerpo de tu bebé
. Al momento de nacer el neonatólogo lo examina, y en el caso de detectar alguna mancha, te comentará de qué podría tratarse.  A continuación encontrarás la explicación de las más frecuentes:

 Manchas mongólicas
A pesar de su denominación no existe relación alguna con esta afección y el Síndrome de Down. Son manchas de color verdoso, azul, gris o pardo que pueden aparecer generalmente en la zona de la espalda justo arriba de la cola, pero también es posible que las veas en otras partes de su cuerpo.

Usualmente no tienen mucha definición en sus bordes ni tamaño determinado. Suelen desaparecer a lo largo de los primeros años de vida de tu hijo y están relacionadas con una acumulación de células que participan en la pigmentación.

Cuidado: no es necesario que hagas nada en particular, desaparecerán solas a medida que tu bebé crezca.

Manchas color salmón
Tienen varios nombres diferentes y son generalmente manchas rosadas sin relieve que pueden aparecer en los párpados, en la parte posterior de la cabeza, entre sus cejas o alrededor de su boca.

Cuidados: desaparecen solas a lo largo de los primeros dos años y no requieren tratamiento.

Eritema tóxico
Aparece en forma de erupción, algunas veces acompañado por un centro amarillento y rodeado de una zona enrojecida, entre los primeros días y los cuatro meses de vida. El médico puede diagnosticarlo a simple vista y no reviste gravedad.

Cuidados: aparece y desaparece en cualquier parte de su cuerpo y no requieren tratamiento.  

 El calor y algunos tejidos también pueden generar reacciones en la piel de tu bebé:

Algunas veces, frente a una situación de contacto o calor en exceso aparecen zonas con una gran cantidad de granitos enrojecidos y de pequeño tamaño. No revisten un motivo de preocupación. También puedes conocerlo bajo el nombre de Miliaria y ocasionalmente pueden generar picazón a tu bebé.

Cuidados: modificar las condiciones de temperatura que puedan haber generado la erupción podría ser la solución en este caso.

Dermatitis de pañal
Esta afección es frecuente en la zona genital por el contacto con el pañal húmedo. Las deposiciones y la orina de tu bebé en contacto prolongado con su delicada piel pueden generar un enrojecimiento que suele ser muy molesto para él.

Cuidados: elige pañales absorbentes y cámbialos cada vez que sea necesario para evitar la exposición. También puedas usar alguna crema para aliviar el enrojecimiento y ayudar a que sane más rápidamente.

Comprender de qué se tratan algunas de estas afecciones que puedes encontrar con más frecuencia puede brindarte tranquilidad. A pesar de que algunas estaciones del año favorecen la aparición de erupciones, si tienes dudas es prudente que consultes con un médico especialista.

 

Extracto del libro “Postparto” de Silvia Sola, puericultora

www.silviasola.com.ar

 

 Si te gustó esta nota, te recomendamos leer:

 

 

Sangrado nasal o epistaxis

El sangrado nasal, epistaxis, es un síntoma muy frecuente en los niños. Pueden sufrirlo desde una vez cada invierno hasta todas las semanas. ¿Cuáles son las causas?

El sangrado nasal, epistaxis, es un síntoma muy frecuente en los niños. Pueden sufrirlo desde una vez cada invierno hasta todas las semanas. ¿Cuáles son las causas?

La función de la nariz es calentar y humedecer el aire, tarea que realiza por medio de una densa red de capilares, venas y arterias que tiene en el tabique, apenas separado del aire por una capa de mucosa.

El aire frío y seco del exterior es capaz de inflamar la mucosa de los pulmones, al atravesar esta capa vascular, se calienta y humidifica.

Por este motivo, la gente que respira por la boca sufre de un mayor número de infecciones respiratorias o de tos crónica.

¿Por qué sangra la nariz?

La mucosa nasal inflamada presenta vasodilatación, es decir que sus venas se encuentran llenas de sangre y circulando a mayor velocidad. Entonces, el más mínimo daño, puede provocar el sangrado.

Por esto, no es de extrañar que la primera causa de epistaxis sea la lesión de la mucosa por meterse el dedo en la nariz. Los niños que tienen este hábito sufren frecuentemente de sangrados.

La alergia también produce una inflamación exagerada de la mucosa, además de estornudos y picazón nasal, facilitando la aparición del sangrado. Asimismo en invierno, el aire frío del exterior y el calefaccionado y seco del interior favorecen los sangrados.

Dentro de las causas menos frecuentes y más serias de epistaxis, podemos nombrar los pólipos nasales y los trastornos de la coagulación. Estas enfermedades se deben sospechar en niños con sangrados más abundantes y que no ceden con las maniobras habituales.

¿Qué hacer durante el sangrado?

  1. Lo primero que debés hacer es calmar a tu hijo: Si no podés contenerlo, difícilmente él pueda mantener la calma.
  2. Hay que facilitar que la sangre salga al exterior: Si lo acostás o le tirás la cabeza para atrás, la sangre irá directamente al estómago, produciendo vómitos con sangre que asustarán más a ambos y empeorarán el cuadro.
  3. Sentalo y hacele agachar la cabeza para adelante: que se suene la nariz la primera vez no muy fuerte, y luego; tomando un paño húmedo, comprimile la nariz en la parte más blanda. No es necesario que tu hijo sienta dolor. Distraelo, hablale y calmalo mientras le comprimís la nariz durante 10 minutos.
  4. No coloques tapones de algodón, gasa o papel: Estos sólo facilitarán que la sangre sea deglutida y, al retirarlos, despegarán el coágulo y volverá a sangrar.
  5. Si luego de los 10 minutos de comprensión vuelve a sangrar: repetí la operación otros 10 minutos más. Y, si se vuelve a repetir, llamá a tu pediatra o concurrí a una guardia médica.

En los casos donde los sangrados son más frecuentes y abundantes, o que no cedieron con la comprensión, hay que descartar la presencia de un pólipo nasal o de trastornos de la coagulación. Cuando existe una vena más grande de lo habitual, causante del sangrado, se la cauteriza químicamente con nitrato de plata. Pero esto, no siempre es una solución definitiva ya que otra vena puede tomar su lugar luego de algún tiempo.

Algunas medidas para prevenir los sangrados:

  • Si tu hijo se mete frecuentemente el dedo en la nariz, debe tener las uñas muy cortas. Cada vez que lo veas de cacería recordale TRANQUILAMENTE que no lo haga. En ocasiones, un pequeño hojalillo pegado en la uña del dedo que más utiliza es todo lo necesario para que él mismo recuerde que no debe hacerlo.
  • No le dés aspirina ya que a diferencia de los demás antitérmicos, ésta produce trastornos de la coagulación que pueden durar una semana.
  • Humidificar los ambientes calefaccionados: si tenés tiro balanceado, colocá una olla con agua encima de la estufa. Si tenés calefacción central, colocá un humificador en el cuarto.
  • Colocá gotas de solución fisiológica en la nariz un par de veces por día.
  • La primera causa de epistaxis se debe a la lesión provocada por el niño al meterse el dedo en la nariz.
  • La alergia, los resfríos y urgarse la nariz son las causas mas frecuentes de epistaxis.
  • Mediante la comprensión nasal la mayoría de los sangrados se detienen. Para que la maniobra sea efectiva, es necesario calmar y distraer al niño.

Si tu hijo sufre frecuentemente de sangrados en la nariz es importante que todas las personas que estén a su cargo conozcan estas maniobras para que reciba el tratamiento adecuado y no le hagan más daños de los que ya le provoca el sangrado

Copyright Mam’s & Baby’s

Tos y mocos

El árbol respiratorio está cubierto por células capaces de formar moco frente a las agresiones. El moco que posee anticuerpos, protege a la pared de los agresores y también elimina a las células dañadas para que puedan ser reemplazadas por nuevas. Una vez que este moco se ha producido y ha cumplido su función de defensa debe ser eliminado, lo cuál se hace posible gracias a la tos.

Es común ver durante el invierno a los chicos con tos y mocos. ¿Es normal? Hace 30 años a ningún padre se le hubiera ocurrido llevar a su hijo al doctor porque tenía mocos. Aunque éstos le colgaran permanentemente desde su nariz hasta la pera era considerado natural. Tan natural qué todos los niños de esa época, que ahora somos adultos, éramos considerados “los mocosos”.

Actualmente, los padres tan ávidos por información y explicaciones por lo que les ocurre a sus hijos consultan y no se sienten satisfechos hasta saber que los mocos de sus hijos son producidos por alguna alergia, sinusitis, adenoides o un virus. De aquí en más, los chicos se convierten en alérgicos, sinusíticos, etc…, sólo porque les cuelgan unos cuantos mocos de la nariz.

MOCOS PROTECTORES 
El árbol respiratorio, la laringe, traquea, bronquios y bronquiolos están cubiertos por células capaces de formar moco frente a las agresiones. Estos agresores pueden ser gérmenes, humo, frío, etc. El moco que posee anticuerpos en inmunoglobulinas, protege a la pared de los agresores y también elimina a las células dañadas o viejas para que puedan ser reemplazadas por nuevas. Una vez que este moco se ha producido y ha cumplido su función de defensa debe ser eliminado, lo cuál se hace posible gracias a la tos. La eliminación se completa mediante la expectoración en los adolescentes y adultos y por la vía digestiva en los niños. Por este motivo, los chicos con catarro pierden el apetito y en ocasiones vomitan ya que tienen el estómago lleno de mucosidad respiratoria.

TOS: MECANISMO DE DEFENSA DEL ARBOL RESPIRATORIO
La mayoría de los padres se quejan de la tos como síntoma, pero en realidad éste está denunciando un proceso infeccioso o inflamatorio que está ocurriendo profundamente en los pulmones, que es dónde se debe actuar. En este punto es fundamental saber que hay procesos que merecen tratamiento: infecciones bacterianas y broncoespasmo. Una vez que el pediatra descartó alguna de estas complicaciones se debe facilitar el proceso natural para acelerar la curación de las membranas y acortar así la duración del cuadro.

CONSEJOS PARA MEJORAR LOS PROCESOS CON TOS Y MOCO:
Hidratar lo mejor posible la vía aérea, mediante nebulizaciones, vapor e ingesta de abundante líquido. Si tu hijo no tolera las nebulizaciones y llora desde que comienza hasta que termina el efecto es contraproducente. Hacele sólo baños de vapor.

Dr. Martín Gruenberg, Pediatra

Meningitis

¿Qué es la Meningitis? Esta afección se produce por la infección de las meninges, que son las membranas que recubren y protegen al cerebro, cerebelo y a la médula espinal; en cuyo interior se encuentra el líquido cefalorraquídeo. Cuando algún microorganismo invade las meninges, éstas se inflaman, aumentando la producción del líquido.

¿Qué es la Meningitis?

Como lo sugiere su nombre, esta afección se produce por la infección de las meninges, que son las membranas que recubren y protegen al cerebro, cerebelo y a la médula espinal; en cuyo interior se encuentra el líquido cefalorraquídeo. Éste amortigua los movimientos bruscos y golpes que reciben los chicos a diario. Cuando algún microorganismo invade las meninges, éstas se inflaman, aumentando la producción del líquido, que de esta manera “presiona” sobre los tejidos vecinos, generando los síntomas clásicos de esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Fuertísimo dolor de cabeza (sobre todo en la frente), con imposibilidad de doblar el cuello y la espalda; muchísimas molestias y rechazo a la luz y a los sonidos fuertes; e intensas ganas de vomitar. Como toda infección, se acompaña de fiebre, que en estos casos es muy alta (39º-40º C) y hay mucho decaimiento (“nunca lo ví así…”)

¿Cómo se transmite?

La meningitis se transmite de persona a persona, a través de contacto aéreo, estornudos, tos y saliva principalmente.

¿Existen distintos tipos de Meningitis?

Fundamentalmente hay de origen viral o bacteriana. Los síntomas y signos de ambas enfermedades son similares y no se pueden diferenciar a simple vista. Por este motivo, en todos los casos de sospecha el médico realiza una punción lumbar, que permite hacer un diagnóstico de certeza.

Las Meningitis bacterianas causan la mayor gravedad y letalidad, las más comunes son llamadas Neumococo, Haemophilus influenzae tipo b y Meningococo. A su vez se identifican con letras y las más frecuentes en Argentina son las bacterias denominadas Meningococo B y C.

¿Qué es la Meningitis por Meningococo C?

Es una enfermedad contagiosa y habitualmente se encuentra en la cavidad nasofaríngea; es decir, en la garganta y en la nariz. En Argentina se dan aproximadamente 400 casos de Meningitis por Meningococo por año. De estos casos, entre el 5 y el 15% de los niños que contraen la enfermedad fallecen1.

¿A quienes afecta la Meningitis C?

Principalmente afecta a bebés y niños menores de cinco años, además se considera un grupo de riesgo a los adolescentes.

¿Cómo se puede prevenir la Meningitis por Meningococo C?

Para prevenirla de manera segura y efectiva existe la vacuna antimeningocóccica polisacárida conjugada C. Esta vacuna está indicada para la inmunización en bebés desde dos meses de edad, niños, adolescentes y adultos.

¿Cuál es el tratamiento?

Frente a la firme sospecha de tratarse de una meningitis, el paso siguiente es confirmar el diagnóstico, para comenzar rápidamente con el tratamiento. Luego de internar al chico, se le extrae líquido cefalorraquídeo a través de una punción lumbar, para analizarlo en forma inmediata (el resultado inicial se obtiene en 2 horas) que en el caso de haber bacterias, ya en 24-48 horas podemos identificar exactamente de cual se trata, y los antibióticos que las eliminan en su totalidad. Éstos, se administran desde el inicio, en forma endovenosa , siendo habitualmente la evolución muy favorable. En el caso de las meningitis virales, se curan sin antibiótico, se administran analgésicos, y a veces es necesario extraer líquido cefalorraquídeo, para aliviar al chico.

Los síntomas de la enfermedad son variados y dependen de la edad de la persona afectada

Sintomas en recién nacidos y lactantes: Sintomas en mayores de 1 año, adolecentes y adultos:
Rechazo a los alimentos Fiebre Alta
Irritabilidad Dolor de cabeza intenso
Llanto sin causa Escalofríos, náuseas y vómitos
Rigidez de nuca Cuello rígido
Vómito fácil Sensibilidad a la luz
Fiebre Alteración del estado mental
Manchitas rojas
Tendencia al sueño

Copyright Mam’s & Baby’s