El bebé entiende mucho aunque hable poco

Cuando el niño empieza a caminar, su lenguaje parece estancarse. Solo dice cuatro o cinco palabras, sin embargo no hay de que preocuparse. Es normal que cuando un chico progresa en algunos terrenos, pueden producirse pausas en otros.

Alrededor del año el niño empieza a caminar y su lenguaje parece estancarse. Solo dice cuatro o cinco palabras, sin embargo no hay de que preocuparse. Aunque no hable, el bebé entiende mucho. En los primeros años de vida, cada mes que pasa significa un avance en las habilidades de nuestro hijo.

¡Esto es nuevo, no lo hacía hasta ayer!, decimos con sorpresa y emoción. El lenguaje es una de las áreas en donde aparecen cambios significativos. A veces el niño avanza a pasos agigantados y hay períodos en los que parece estancado. Esto último ocurre alrededor del año, cuando empieza a caminar. El caminar le brinda grandes posibilidades. Por una parte, saborear la independencia; por otra, a través de caídas, golpes y tropiezos, empieza a registrar su cuerpo. Caminar y tocar lo que esté al alcance de su mano es su nueva manera de conocer el mundo. Con la aparición de la marcha puede parecer que no aprende nada nuevo. Pero no es así. Es normal que cuando un chico progresa en algunos terrenos, pueden producirse pausas en otros. Mientras transcurre la etapa de desarrollo de la marcha, el lenguaje parece detenido. Tres o cuatro palabras Lo cierto es que, aunque diga tres o cuatro palabras, tu bebé entiende, y mucho. Registra absolutamente todo. No es que no sea inteligente, sino que por el momento toda su energía está puesta en aprender a caminar y descubrir su cuerpo. Es todo lo que le importa, ya habrá tiempo para nuevas palabras… No, si, nene, mamá, caca. Son clásicos ejemplos del nutrido lenguaje de los chicos entre los 12 y 18 meses. Muchos padres se desilusionan al escuchar siempre las mismas palabras de boca de sus hijos. Siempre contestan lo mismo y hasta nos ponen en duda ¿entenderá algo? Malena tiene 15 meses y solo dice mamá y nena, pero cuando su mamá le pide que le traiga una manzana, ella va a la cocina y se la trae. En este período los chicos comprenden mucho, pero tienen pocas palabras para expresarse. Aunque suvocabulario sea pobre, los chicos prestan mucha atención a los adultos y comprenden lo que se les dice. Por eso es importante hablarles y dirigirse a ellos correctamente. Por lo general están ávidos de escuchar a los mayores, necesitan de esa motivación hasta poder reproducir por su cuenta lo que vienen registrando. De esta manera si los padres les hablan de manera aniñada, solo provocarán confusión. Todo en una palabra: A medida que pasan los meses el lenguaje se va haciendo más complejo. A partir del primer año surgen las que se conocen como palabras frase. El chico utiliza una sola palabra para expresar toda una idea. Solo después de los 18 meses empezará a usar el verbo y aparecerán frases del tipo bebe comer, papa salido, etc. Por ahora, con palabras únicas expresa deseos, emociones y necesidades. Durante este período la comprensión es mayor que la expresión. Es normal que el niño hable poco, pero su comprensión respecto de lo que sucede es amplia. También es importante que el medio no deforme las palabras. Aprender a hablar es, para los chicos, imitar a los adultos. Coppyright Mam’s & Baby

Características del bebé a los 2 años

El transcurso del año que se avecina estará lleno de nuevos aprendizajes para el bebé. ¿Cuáles son las características más sobresalientes a esta edad?

El transcurso del año que se avecina estará lleno de nuevos aprendizajes para el bebé ¿Cuáles son las características del bebé a los 2 años?

  • Tu hijo tiene necesidad de estar en movimiento. Por esto, requiere un espacio mayor para sus desplazamientos. Puede caminar, empujar, arrastrar, lo cuál le permite descubrir nuevos espacios. Sus movimientos, en general, son lentos y poco coordinados.
  • La relación con sus maestras al comenzar el jardín, generalmente es mediante los objetos.
  • Le gustan los juegos de ocultar y hacer aparecer el juguete.
  • Disfruta poniendo y sacando cosas o invirtiendo un objeto para que caiga lo que hay en su interior.
  • Está en condiciones de imitar modelos nuevos en forma inmediata o en ausencia de ellos. Estos juegos de imitación favorecen el desarrollo intelectual y lo ayudan a salir del egocentrismo.
  • Resuelve los problemas sólo con acciones.
  • Está adquiriendo la noción de propiedad y valora sus posesiones. Es natural que se resista a compartir ya que sólo ha adquirido la noción de posesión en relación consigo mismo, pareciéndole los juguetes parte de sí mismo.
  • La función más importante del juego es la de exteriorizar sus sentimientos, proyectar sus intenciones a través de un objeto que arroja, pegarle a la muñeca o abrazarla. Mediante el juego maneja sus ansiedades y sentimientos.
  • Comienza a aparecer el lenguaje, ya no se comunica mediante gestos. Escucha con atención las palabras y repite aquellas que le son familiares.
  • Si bien se siente seguro por momentos, busca apoyo y protección del adulto.
  • Le gusta hacer las cosas solo, treparse a una silla, a un mueble y a todo elemento que esté a su alcance.
  • Abre y cierra cajas, construye torres, toma objetos con el pulgar e índice, sube escalones tomado de la mano.
  • Puede comer solo, aún cuando necesite por momentos que se lo ayude. La imprecisión de sus movimientos hace que incline la cuchara sin poder llenarla totalmente. Puede sostener el vaso con ambas manos y manejarlo sin volcar el contenido. Disfruta jugando con la comida.
  • Le encanta jugar con agua, disfruta de los baños.
  • Está en plena elaboración del control de esfínteres, de a poco comienza a manifestar incomodidad cuando se hace pis, al punto de a veces no querer sentarse.
  • Hacia el final de este año, comienza a manifestarse el juego simbólico, es decir representa situaciones reales a través del juego.
  • Es inquietocurioso y desafiante.
  • Tienen mucha necesidad de descarga, de tocar todo, manipular y explorar el medio, desplegando una intensa actividad, que debe ir variando constantemente.
  • Sus dibujos comienzan siendo garabatos descontrolados. Poco a poco, los irá controlando, utilizando sus manos de forma indistinta, derecha e izquierda, y simultáneamente.

Copyright Mam’s & Baby’s

Las primeras palabras

Para que tu bebé aprenda a hablar no hacen falta métodos. En todo caso, se necesita ser espontáneo. Desde el nacimiento te comunicaste con él, instintivamente supiste hablarle. Y, tu bebé, a través del grito y del llanto te dijo cosas que, con el tiempo, aprendiste a interpretar.

Para que tu bebé aprenda a decir sus primeras palabras no hacen falta métodos. En todo caso, se necesita ser espontáneo. Desde el nacimiento te comunicaste con él, instintivamente supiste hablarle. Y, tu bebé, a través del grito y del llanto te dijo cosas que, con el tiempo, aprendiste a interpretar.

MA- MA, PA- PA:

Cuando tu bebé cumple un año y medio el desarrollo de su lenguaje tiene una marcha vertiginosa y ascendente. Empieza a emitir sonidos más complejos, más parecidos a las palabras y lo logra porque te imita cuando le hablás. Dentro de un tiempo podrá armar frases cortas con la incorporación de verbos.

Los primeros sonidos que dice tu bebé suelen ser “ma-má”, “pa-pá” o “aba” y luego también “no”. Estas son sus  primeras palabras más significativas y son suficientes para nombrar el mundo entero ya que tienen un significado muy amplio. Por ejemplo, para él; todo líquido en un vaso, sea leche, agua o coca es “aba”.

Puede que te contagies y uses las mismas palabras que dice tu bebé para comunicarse ¿No decís “guau guau” en vez de perro? Esto a veces se nos hace inevitable pero, es necesario hacer el esfuerzo de hablarle como lo hacemos los adultos.

Por supuesto que esto no significa que uses palabras complejas o frases confusas. Sabiendo que es chiquito y que tiene avidez por aprender a hablar y a expresarse como vos, hablale normalmente, con frases cortas, despacio y claro.

Otra complicación en el aprendizaje del lenguaje suele suceder cuando usamos diminutivos, a veces a tal punto, que todas las palabras se transforman en “itos”. Para tu hijo esto no sólo es un doble trabajo de aprendizaje y desaprendizaje sino que también puede quedar atrapado en el mundo cerrado del medio familiar. Imaginate, ¿con quién va a poder charlar si habla así?

A medida que tu bebé desarrolla su lenguaje también adquiere mayor capacidad de razonar, de establecer relaciones, depreveer la acción siguiente. Otra particularidad de su lenguaje es que habla en tercera persona y aún no sabe usar los pronombres. Recién alrededor de los 2 años o 2 y medio empieza a usar la primera persona, con grandes alternancias de la primera a la tercera. Si por ejemplo le preguntás “¿quién tiró el vaso?”, te contesta “el nene”. Ya conoce su nombre; si lo llaman, contesta y si le preguntan su nombre, lo dice.

Tips para estimular el habla:

  • Hablale despacio y pausado.
  • Usá palabras simples y frases cortas.
  • Hablale como lo hacés naturalmente.
  • Enseñale a decir las cosas correctamente. Al principio quizás no lo logre pero vos seguí llamando las cosas por su nombre.
  • No hablés como un bebé o con exceso de diminutivos.

Copyright Mam’s & Baby’s

El bebé se está volviendo niño

De contestar esta pregunta, la respuesta seria ni lo uno ni lo otro. Pasa de la independencia a la dependencia… Por momentos parece un bebito acurrucado y dormido en tu falda, lloroso porque no quiere ir a jugar solo. Por otros se lanza, independiente a recorrer solo y sin ayuda toda la casa.

¿El bebé se está volviendo niño?, la respuesta seria ni lo uno ni lo otro.
Por momentos parece un bebito acurrucado y dormido en tu falda, lloroso porque no quiere ir a jugar solo mientras hablas con tu mamá. Por otros se lanza, independiente a recorrer solo y sin ayuda toda la casa.

Emocionalmente va y viene de un estado al otro: pasa de la independencia y el coraje al llanto desconsolado y a la bronca desatada.

Estos cambios abruptos, a veces de un extremo al otro te pueden confundir o llevarte a creer falazmente que tu hijo o ya es grande o por el contrario, que todavía es un bebé.

Para algunas cosas y en determinadas situaciones es grande y autónomo, pero en otras te necesita y depende de vos. En este momento es muy importante que puedas ser lo suficientemente flexible como para poder responder de una manera u otra. El camino de la evolución si bien es rápido, no necesariamente afianza todas sus habilidades de un día para el otro. 

Logros que el bebé se está volviendo niño a esta edad:

  • Poder mantenerse en pie y caminar sin ayuda.
  • Poder estar jugando un rato solo.
  • Decir sus primeras palabras.

Copyright Mam’s & Baby’s

Casi 2 años del bebé: camina, juega, encastra, imita

El transcurso del año que se avecina estará lleno de nuevos aprendizajes para el bebé. ¿Cuáles son las características más sobresalientes a esta edad?

El transcurso del año que se avecina estará lleno de nuevos aprendizajes para el bebé. ¿Cuáles son las características más sobresalientes a esta edad?

  • Tu hijo tiene necesidad de estar en movimiento. Por esto, requiere un espacio mayor para sus desplazamientos. Puede caminar, empujar, arrastrar, lo cuál le permite descubrir nuevos espacios. Sus movimientos, en general, son lentos y poco coordinados.
  • La relación con sus maestras al comenzar el jardín, generalmente es mediante los objetos.
  • Le gustan los juegos de ocultar y hacer aparecer el juguete.
  • Disfruta poniendo y sacando cosas o invirtiendo un objeto para que caiga lo que hay en su interior.
  • Está en condiciones de imitar modelos nuevos en forma inmediata o en ausencia de ellos. Estos juegos de imitación favorecen el desarrollo intelectual y lo ayudan a salir del egocentrismo.
  • Resuelve los problemas sólo con acciones.
  • Está adquiriendo la noción de propiedad y valora sus posesiones. Es natural que se resista a compartir ya que sólo ha adquirido la noción de posesión en relación consigo mismo, pareciéndole los juguetes parte de sí mismo.
  • La función más importante del juego es la de exteriorizar sus sentimientos, proyectar sus intenciones a través de un objeto que arroja, pegarle a la muñeca o abrazarla. Mediante el juego maneja sus ansiedades y sentimientos.
  • Comienza a aparecer el lenguaje, ya no se comunica mediante gestos. Escucha con atención las palabras y repite aquellas que le son familiares.
  • Si bien se siente seguro por momentos, busca apoyo y protección del adulto.
  • Le gusta hacer las cosas solo, treparse a una silla, a un mueble y a todo elemento que esté a su alcance.
  • Abre y cierra cajas, construye torres, toma objetos con el pulgar e índice, sube escalones tomado de la mano.
  • Puede comer solo, aún cuando necesite por momentos que se lo ayude. La imprecisión de sus movimientos hace que incline la cuchara sin poder llenarla totalmente. Puede sostener el vaso con ambas manos y manejarlo sin volcar el contenido. Disfruta jugando con la comida.
  • Le encanta jugar con agua, disfruta de los baños.
  • Está en plena elaboración del control de esfínteres, de a poco comienza a manifestar incomodidad cuando se hace pis, al punto de a veces no querer sentarse.
  • Hacia el final de este año, comienza a manifestarse el juego simbólico, es decir representa situaciones reales a través del juego.
  • Es inquieto, curioso y desafiante.
  • Tienen mucha necesidad de descarga, de tocar todo, manipular y explorar el medio, desplegando una intensa actividad, que debe ir variando constantemente.
  • Sus dibujos comienzan siendo garabatos descontrolados. Poco a poco, los irá controlando, utilizando sus manos de forma indistinta, derecha e izquierda, y simultáneamente.

Copyright Mam’s & Baby’s

Mi bebé habla!

Al cruzar la frontera del año el bebé empieza a hablar. Más allá de la maravillosa experiencia de escucharlo, es posible asistir al desarrollo de un lenguaje que no tiene nada de caprichoso. Y a los adultos nos espera un papel en el proceso.

Mi bebé habla!!! Al cruzar la frontera del año el bebé empieza a hablar. Más allá de la maravillosa experiencia de escucharlo, es posible asistir al desarrollo de un lenguaje que no tiene nada de caprichoso. Y a los adultos nos espera un papel en el proceso.

Primero, nombres de personas…

Después animales. Luego nombres de comidas y bebidas. Este es el orden en que las palabras van incorporándose al lenguaje infantil. Este lenguaje va adquiriendo presencia y consistencia alrededor del primer cumpleaños y, unos seis meses más tarde, las mamás suelen decir con orgullo: “Es un genio, entiende todo lo que le dicen”.

¿Por qué sus primeras palabras son las que son (y no olvidemos que papá o mamá son, para el bebé, nombres de personas)? Porque en su vida, el lenguaje cumple la misma función que en la de todos. Es básicamente comunicación. Es la posibilidad del contacto con el mundo. Y, en su medio ambiente, las personas cercanas, los juguetes, los animales, la comida, tienen importancia esencial.

Entender es básico para esa comunicación y de verdad entiende todo lo que se le dice. Aunque su capacidad de entendimiento y su posibilidad de pronunciación de palabras no corren paralelas.

Con voz propia

A medida que se desarrolla, durante este primer año, el lenguaje del bebé incluye – según las investigaciones- palabras copiadas del lenguaje adulto, palabras aproximadamente iguales a las de los adultos y, por último, palabras propias, inventadas.

Los primeros vocablos incorporados a su vocabulario son, simplemente, etiquetas: “mamá, “papá“, “perro“, “pelota“, “agua“, etc. etc., no significan más que una manera de designar a la persona o al objeto observados o deseados. Sin embargo, en esa manera hay implícito todo un concepto. En verdad él quiere decir, por ejemplo, “Eso es un perro” o “Vos sos mamá“. Cuando a la simple palabra le agrega un determinado énfasis- “¿Pelota?” ó “¡Pelota!”- puede estar preguntando en dónde está porque no la ve, o señalando su intención de jugar con ella.

Palabra por palabra

¿Si tienen toda esta concepción, porqué empiezan hablando con una sola palabra? Los investigadores del lenguaje infantilcreen que ello se debe a que, en esta edad, los chicos sólo pueden memorizar de a una palabra por vez, y no una frase completa. También tienden a elegir las palabras de una o dos sílabas a las multisilábicas. Se cree que, en una frase, el bebé escucha (o mejor dicho, entiende) especialmente la primera, la última o la más enfática de las palabras.

Es hacia el año y medio cuando empiezan a poner dos palabras juntas. Y, entonces, cuando ya ha acumulado en su memoria una buena cantidad de palabras simples, puede elaborar esas primeras “frases”. Sus relaciones sociales son ya más complejas, también lo es su mundo, y siente una necesidad mayor de asegurar lo que dice. Empieza a aumentar la necesidad de ser entendido. Necesita expresar lo que dice. Empieza a aumentar la necesidad de ser entendido. Quiere expresar más claramente sus necesidades: “Mamá”. “Quiero mamá”. “Mamá vení”. “Quiero a mi mamá”. A medida que aumenta su necesidad, crece el número de palabras que usa para expresarla.

Aprendiendo gramática

Un detalle importante de las frases de dos palabras es que indican, además, que el bebé está aprendiendo sus primeras nociones de gramática. No ubica las palabras de cualquier manera, sino que las usa de manera que tengan sentido, un significado. Por esto, en esta etapa de formación del lenguaje un papel importante de los adultos es el de hablarle con la mayor riqueza posible de vocabulario, y con una sintaxis correcta. Está en un momento decisivo del desarrollo de su comunicación y se expresará con la misma riqueza y claridad con que le hablen a él.

Copyright Mam’s & Baby’s